Escucha esta nota aquí

El Día de la Madre se tomaron pruebas a diez privados de libertad con síntomas de Covid-19. Dos días después, se tomaron muestras a otros 14. Las pruebas están aún en proceso en el Sedes y se espera conocer los resultados el miércoles o jueves. 

Las dos personas que dieron positivo, en otra prueba, están aisladas y estables, según la directora departamental de Régimen Penitenciario, Blanca Gómez. La directora espera que algunas de las 67 brigadas que hoy empezaron a recorrer Trinidad casa por casa vayan a tomar muestras y a diagnosticar a la población carcelaria, que llega a 580 personas. 

En Mocoví, hay tres ambientes aislados para quienes sean portadores del coronavirus. Ahí, explica Gómez, se ha aislado a quienes tuvieron contacto con los dos casos positivos. Ambos fueron detectados en un mismo pabellón. 

"Esperamos mantenerlos ahí y que esto no avance. Como ambos estuvieron estables, quizá ya han salido de la enfermedad", comenta la funcionaria. 

Gómez no solo considera que las brigadas pueden diagnosticar, sino también ayudar con medicamentos, porque hasta ahora solamente la Dirección General de Régimen Penitenciario, corrió con los gastos de medicamentos y desinfección. "La dirección ha puesto (dinero) y seguiremos poniendo en el tema de los medicamentos. No hemos permitido que se agraven", asegura. 

Además de Mocoví, en la capital beniana está el centro Trinidad, que es la cárcel de mujeres. En ese lugar hay 16 detenidas y no se ha presentado ningún caso, pese a que el penal de mujeres está en Pompeya, una zona con alto índice de contagios. 

En Riberalta, está la carceleta pública, con 220 privados de libertad, y hay 150 en la cárcel de Guayaramerín.