Escucha esta nota aquí

Tenía miedo de perder a mi hija. Agradezco a todos los médicos y enfermeras que la atendieron. Ahora le toca otra lucha, va a reiniciar sus quimioterapias. Y si es una luchadora, una vencedora del Covid-19, estoy segura que puede vencer el cáncer”, expresa la mamá de Carlita, una pequeña de cuatro años que padece de cáncer y que este lunes fue dada de alta del hospital Pampa de la Isla, luego de haber permanecido 36 días internada por coronavirus.

La niña, que estuvo recibiendo tratamiento en el hospital Oncológico durante una semana, retornó a su casa luego de una sesión de quimioterapia. Allí permaneció unos días hasta que empezó a presentar mucositis y cuadros elevados de fiebre. Preocupados, los padres la llevaron nuevamente al hospital, en días en los que estaba acondicionando sus instalaciones y protocolo para pacientes con Covid-19.

La pediatra Estela Coleoni cuenta que Carlita fue llevada a la sala para pacientes con Covid-19, donde se les hizo estudios. “Seguía con fiebre, le dimos antibióticos y le tomamos la prueba, la cual tardó mucho. Después de varios días internada, le bajó la fiebre, pero el resultado dio positivo”.

La doctora comenta que en el hospital Pampa de la Isla la tuvieron en observación, ya sin antibióticos, y cuando llegó la segunda muestra después de 14 días volvió a dar positivo.

“Todo el tiempo estuvo en contacto con los padres, varios pediatras la veían, los familiares estaban muy tristes por el aislamiento, pero ella se fue acostumbrando. Le tocó a ella enfrentar al cáncer. Haber estado 36 días con Covid-19 no es poco, es una alegría enorme, porque la niña batalló y salió de esta enfermedad. La verdad es que es muy luchadora. Es increíble, tan chiquitita y tan valiente. Muy fuerte”, expresa Coleoni.

“A la madre nunca se le hizo la prueba, pero, con 36 días adentro, con ella, supongo que también daría negativo”, agrega.

Coleoni afirma que lo más importante en estos casos es el manejo inicial, es decir, tomar el caso de los pacientes con rapidez desde un principio. “Lo que hicimos fue atenderla con remedios para levantarle las defensas, así para ella fue más fácil recuperarse”, complementa.

La presidenta de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer (Aspanicc), Ana Figueroa, agradece el trabajo y la pronta reacción de los doctores, que permitió la recuperación de la niña, a pesar de encontrarse entre uno de los grupos de personas más vulnerables ante el coronavirus.

Figueroa recordó que han solicitado a las autoridades que los hospitales oncológicos cuenten con un laboratorio propio para pruebas Covid-19, tomando en cuenta de que son varios los pacientes con cáncer, tanto adultos como menores de edad, infectados con coronavirus.

Coleoni coincide en que es importante contar con un laboratorio en el oncológico, que permita atender rápido a los casos sospechosos, tomar la prueba, tener los resultados y establecer una respuesta rápida sobre ese resultado.

“El problema es cuando tenemos que esperar cinco, seis y hasta 15 días para saber si un paciente dio positivo, eso es mucho para un paciente con cáncer. El cáncer no espera, avanza, el tiempo que se pierde es un tiempo que pone en riesgo la vida del paciente a la larga”, finaliza la especialista.