Escucha esta nota aquí

Acompañado de su esposa, la griega Xrysa Repani y de su hijo Aggelos Bejarano, de cuatro meses, el boliviano Danny Bejarano le hizo frente a la cuarentena provocada por el coronavirus en Grecia. Está vinculado al Lamia FC, club con el que tiene contrato hasta mediados del próximo año y del que fue elegido el mejor jugador por la Súper Liga de ese país. El torneo está paralizado desde principios de marzo y desde hace casi un mes que los equipos se entrenan porque el torneo se reiniciará este fin de semana.

El futbolista cruceño reconoce que se quedó con muchas ganas de comenzar a jugar las eliminatorias ante Brasil y Argentina. Estaba convocado, pero los partidos no se disputaron debido al Covid-19. Sin embargo, es paciente y espera que en las próximas convocatorias vuelva a ser considerado para defender la Verde.

¿Cómo se asumió en Grecia la cuarentena por el Coronavirus?

Bien, la gente la acató de la mejor manera, supieron actuar a tiempo y gracias a ello el problema no fue de gravedad acá. El 4 de este mes se levantó la cuarentena y empezamos a entrenar. Ha sido un tiempo difícil dentro de nuestras casas, pero gracias a que todos pusieron su granito de arena la cosa mejoró y ahora de a poco todo está volviendo a la normalidad.

¿Cómo fue el retorno a los entrenamientos?

Primero nos hicimos el test de coronavirus  y hemos empezado en grupos pequeños de cuatro y cinco jugadores. Después se seguirán haciendo pruebas y esperemos que no haya ningún problema, ya que después, con el pasar de los días, la idea es que los grupos de trabajo sean de mayor número.

¿Hubo algún caso positivo en tu club y entre jugadores de la primera división?

No se presentó ningún caso. Creo que eso también ha permitido que podamos volver a los entrenamientos y que crezca la posibilidad de que se pueda reanudar la liga muy pronto. La cuarentena comenzó a mediados de marzo y ha sido un tiempo prudente para enfrentar la pandemia y la gente lo supo sobrellevar bien.

Esas siete semanas de cuarentena, ¿cómo trabajaste?

Las primeras dos o tres semanas fueron duras, porque no nos permitían salir a la calle, obviamente cada uno hacía los trabajos que el cuerpo técnico enviaba. A partir de la cuarta semana, el Gobierno flexibilizo la cuarentena porque no había muchos casos de coronavirus, y se permitió salir, así que corría una hora para mantener mi estado físico.

Cuando volviste al trabajo en cancha, ¿sentiste algún bajón en lo físico y técnico?

Sí, se siente porque fue mucho tiempo estar sin el balón. Se pierde un poco la coordinación, ya que al estar encerrado solo trabajábamos fuerza para mantener la musculatura, aunque también pudimos salir a correr, pero se pierde la coordinación y la sensibilidad con el balón. Sin embargo, estos días de trabajo han sido favorables porque de a poco estamos volviendo al ritmo ideal.

¿En qué situación está el campeonato en Grecia?

Aquí se completaron todas las fechas de la primera fase de la liga, que se jugó hasta el 1 de marzo, con partidos de ida y vuelta. Luego debían comenzar los play-off para definir los premios a la Liga de Campeones y a la Europa League; y también los play-out para los equipos que pelean su permanencia en la primera división, en la que lamentablemente nosotros nos quedamos y tenemos que pelear para seguir en primera.

¿Hay muchas ansias por volver a jugar un partido oficial, así sea sin público?

Sí, eso seguro, porque para nosotros, que nos apasiona el fútbol desde siempre, no poder jugar el fin de semana es bastante duro. Ojalá que se tomen buenas decisiones y todo pueda normalizarse lo más rápido posible, porque queremos volver a jugar. 

Estás haciendo buena letra en tu equipo, has sido elegido el mejor jugador del club por la Súper Liga e incluso has marcando goles…

En esta temporada ya llevo tres goles y dos asistencias, así que estoy muy contento con lo que vengo haciendo en mi equipo. Lamentablemente pasó lo de la pandemia y se paró el campeonato, pero  me está yendo bastante bien.

Tu buen rendimiento hizo que seas convocado a la selección nacional para el inicio de las eliminatorias en marzo fue postergado…

Estaba muy ilusionado con la selección porque son dos años que juego para el equipo nacional. Me hice muchas ilusiones, esperé la convocatoria y llegó, pero son cosas que pasan y hay que asumirlas, seguramente más adelante vendrán otras convocatorias y tengo que estar preparado para cuando llegue ese momento.

¿Había más ganas de estar en la Verde, porque los primeros rivales eran Brasil y Argentina?

Seguro, aunque las ganas y la ilusión por vestir la camiseta de la selección siempre son grandes, pero ante Brasil y Argentina no se juega todos los días. Para uno como futbolista es lo máximo disputar esos partidos ante dos potencias mundiales, pero aún estamos ilusionados con que las eliminatorias se puedan iniciar en septiembre. Voy a trabajar para estar en la lista y disputar esos dos partidos que van a ser mirados en todo el mundo, porque además son una verdadera plataforma de lanzamiento para la carrera de un futbolista.

Si bien la liga de Grecia tiene buen nivel, ¿apuntas a una liga mayor en Europa?

Siempre se apunta a más. Soy una persona que me pongo desafíos año a año y ojalá que se me pueda dar la oportunidad de jugar en una liga más competitiva, aunque por el momento estoy cómodo y tengo un año más de contrato, hasta mediados de 2021. Así que a disfrutarlo y a aprovecharlo al máximo.