Escucha esta nota aquí

Después de bastante tiempo, Real Santa Cruz, que regresó al seno del fútbol profesional este año, está a un paso de cumplir el objetivo de volver a jugar de local en su estadio. Para poner  el escenario en las mejores condiciones, el club ya invirtió $us 30.000 y se espera conseguir en las próximas semanas $us 15.000 más para concluir las obras.

“Tras la cuarentena al menos se tiene que trabajar un mes más para terminar la refacción y pedir a la División Profesional que homologue el estadio”, explicó Luis Arósquita, el ingeniero civil que comanda la obras y que en Real está a cargo de infraestructura. En las primeras 12 fechas de torneo Apertura, los merengues jugaron de locales en el Tahuichi.  

Entre las mejoras al estadio albo están el refuerzo de la infraestructura, arreglo de los baños, ampliación de las casamatas, arreglo del sistema de riego y la habilitación de las salas de prensa y doping. La cuarentena por el Covid-19, desde el 22 de marzo, frenó el trabajo de mejoramiento de la cancha, que en estos días continuará. También ya fue adquirida la pintura para utilizarla en las graderías.

Busca aprovechar su localía

José ‘Pepe’ Peña, entrenador de Real Santa Cruz, destacó que jugar de local en su propio escenario es una buena noticia. “Siempre pedí jugar allí. Hay un plus que da la localía y nosotros la vamos a aprovechar. Es otra cosa estar en su estadio y con los hinchas cerca”, sostuvo Peña, cuyo equipo se ubica penúltimo en el Apertura y necesita recuperar terreno al reanudarse la temporada.

Los clubes de la División Profesional y la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) deben definir en los próximas días cuando se reiniciará la competición. Las opciones que hay son volver a jugar desde agosto, septiembre u octubre.