Opinión

... Cara a cara

El Deber Hace 12/15/2017 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

Los mismos magistrados del TCP que fallaron a favor de la intención de Evo Morales de buscar otra reelección acaban de emitir otro polémico dictamen que conflictúa más al país en la recta final de 2017. Hasta parecería adrede y triste la despedida de sus cargos en el Poder Judicial. Hay indignación en Santa Cruz y no es para menos, ya que la región dejará de recibir regalías del megacampo Incahusi, cuando más necesita recursos en pleno ciclo de desaceleración económica. El Tribunal paralizó los desembolsos hasta que se redefinan los límites con Chuquisaca, lo que puede demandar años de espera. Un estudio técnico había determinado que Incahuasi está dentro de Santa Cruz. El inoportuno fallo de los magistrados reabre una peligrosa confrontación entre dos departamentos hermanos, extrañamente en un momento de alza de la tensión política por la reelección que tiene a la institucionalidad cruceña como una de sus protagonistas. No parece una simple casualidad.

Las plataformas que se oponen a la reelección de Evo Morales vuelven a movilizarse hoy. El Comité pro Santa Cruz convocó una marcha, que tiene como sustento a sectores ciudadanos que activaron protestas nacidas especialmente en las redes sociales. Será probablemente la última del año y servirá como precalentamiento para la intensa lucha política que se ve venir el 2018. De hecho, ya se convocó un paro nacional en la emblemática fecha del 21 de febrero.


A tres semanas del paro médico, el Gobierno decidió contrarrestarlo con sanciones y con la habilitación de espacios propios de atención a los pacientes. Parecía que prosperaría un acuerdo pero se cayó por torpezas y por intolerancia.