Escucha esta nota aquí

De las altas cumbres sudamericanas pasó a Europa y luego a todo el planeta, para convertirse en uno de los ingredientes más populares de la cocina internacional, por lo que muchos le dieron a la papa el título de la reina de los Andes.

Este tubérculo, también conocido como patata, es el cuarto alimento más consumido del mundo, solo después del arroz, los cereales (incluido el trigo) y los lácteos, según la página web grupocajamar.com.

A la papa se la puede encontrar en diversos platos, desde tradicionales latinoamericanos y bolivianos, hasta gourmet. En nuestro país forma parte la cocina típica andina. Está presente en el picante de pollo, en el pique macho, en el saice, en el fricasé o en la sajta de gallina. También ha sido adoptado en la cocina de las tierras bajas y está presente en los menús orientales.

La cocina internacional igualmente recurre a los sabores de la papa. Es así que se la puede encontrar en los platos de Francia, Italia, España, China, entre otros. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los principales productores mundiales de este alimento son China, India, EEUU, Rusia y Alemania.

Rica en nutrientes

Una de las principales características de la papa es su riqueza en carbohidratos, por lo que aporta con mucha energía. Tiene agua, abundante potasio, además de vitamina B y C, ácido fólico y los minerales hierro y magnesio, manifestó el nutricionista boliviano Cristhian Paz.

Por ello es que este alimento es muy saludable y fortalece el organismo, necesario en estos tiempos para repeler al coronavirusAyuda al sistema cardiovascular e hipertensión. Mejora la circulación sanguínea del organismo, pues es un diurético natural.

El jugo de papa ayuda a la cicatrización de heridas, quemaduras, manchas y eczemas. Mantiene hidratada la piel y desinflamada.

Cuidado

La papa no debe ser consumida cuando está verde, pues en esa etapa contiene una sustancia llamada solanina, que es dañina para la salud. Igualmente no debe ser comida cuando está podrida. 

Se debe evitar consumir los brotes del tubérculo, pues pueden ser nocivos para el organismo humano. De igual manera se recomienda no comer papas fritas todos los días, pues al estar mezclada con aceite, puede llegar a ser dañino.

La mejor manera de consumirla es hervida, como puré, en ensaladas o en tortillas. La reina de los Andes aporta con su sabor y nutrientes a la culinaria internacional.