La intendencia de Santa Cruz decomisó más de 500 litros de pintura durante los tres días de Carnaval en el centro cruceño. Una ordenanza municipal prohibió su venta y su uso para resguardar los edificios patrimoniales que hay en el casco viejo.

Juan Carlos Senzano, funcionario de la Intendencia, dijo que la pintura fue producto de los operativos que ejecutaron en diferentes mercados y en el centro de la ciudad, antes y durante los tres días de carnaval.

"En cumplimiento de la norma la pintura será trasladada hasta el relleno sanitario para su destrucción", indicó Senzano. 

Por otra parte, la Empresa Municipal de Aseos de Santa Cruz (Emacruz) realizó la limpieza de la plaza Callejas y las calles cercanas que fue escenario de la algarabía de los cruceños durante este Carnaval. 
?