Escucha esta nota aquí

El alcalde de Yapacani, Vicente Flores, junto a ocho de sus directores cumplen su segundo día de huelga de hambre en apoyo a la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz), que dispuso diferentes bloqueos en el departamento, exigiendo la asignación de recursos económicos para continuar su lucha contra el Covid-19.

"El gobierno municipal de Yapacaní se ha declarado en iliquidez. Los recursos que hay no son suficientes para afrontar esta pandemia", manifestó Flores que junto a responsables de ocho de sus nueve direcciones se acomodaron ayer en la puerta de la alcaldía con colchones y carteles para protestar contra el Gobierno nacional.

Entre los carteles de los huelguistas se lee mensajes dirigidos al ejecutivo nacional. "Si van a pasar la responsabilidad de la emergencia de salud a los municipios también transfieran recursos", dice uno de ellos. Otro es más extremo y anuncia otras medidas si la demanda no es atendida. “Damos 48 horas de plazo para que atienda nuestras demandas, caso contrario radicalizaremos nuestras medidas", señala.

El concejal Quintín Mamani, por ahora, es el único que se sumó a la medida de presión instalándose en el piquete de huelga. La determinación de protestar contra el Gobierno comenzó ayer con bloqueos de carreteras en diferentes rutas del departamento. La medida es por 48 horas.

Más de diez personas del sector salud dieron positivo a Covid-19  

A la falta de condiciones para trabajar se suman las bajas del personal sanitario en Yapacaní. Hasta el momento, son 14, entre médicos, bioquímicos, enfermeras y otros funcionarios que dieron positivo a Covid-19, mientas que otros 13 esperan los resultados.

"Esto (los contagios) se suma a nuestros problemas económicos y a la falta de personal que ya tenemos, que afectará la atención de  los pacientes", lamentó Melina Venegas, vocera de la gerencia de la red de salud Ichilo en Yapacaní.

Los profesionales en salud que dieron positivo, así como los que esperan resultados, se desenvuelven en distintas áreas. Uno de los primeros en contagiarse fue el médico de un consultorio vecinal, que contrajo el virus, al igual que su esposa embarazada.

Ambos fueron trasladados a Santa Cruz, pero la situación se complicó para esta familia, ya que el bebé recién nacido también dio positivo; sin embargo, el último reporte señala que están estables.

"Nos estamos readecuando a la situación. A los médicos de los consultorios vecinales los vamos a traer aquí para atender a la población" explico la directora del hospital de primer nivel, Janeth Canoa. Actualmente existe un solo consultorio abierto y la sala de emergencias para atender a los pacientes.

Por otro lado, la directora del hospital comunitario, Ambar Ayala, informó que tampoco descarta el cierre de algunos servicios porque tiene el personal reducido por la pandemia. Hasta ayer, en toda la provincia Ichilo, se registraron 80 casos positivos de Covid-19.