Escucha esta nota aquí

Se desató la guerra política en tiempos de pandemia. El candidato presidencial por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, lanzó esta mañana un ataque directo en contra del Gobierno de Jeanine Áñez. Dijo que las elecciones son necesarias para terminar con una transitoriedad que ha demostrado ineficiencia, falta de transparencia, acusaciones de corrupción y malos resultados en la gestión de la salud.

El oficialismo replicó que el ex presidente “empanadeó políticamente” con el Gobierno de Evo Morales durante 14 años, nunca reclamó por la salud y que nunca quiso responder hechos de presunta corrupción, relacionados con contratos en su Gobierno para la construcción de caminos, ni por qué cobró para ser candidato del MNR en 2002.

En un comunicado grabado, Mesa preguntó si ¿es verdad que Bolivia enfrenta un dilema entre salud y elecciones? Él mismo respondió que no, “Bolivia tiene que resolver la lucha contra el coronavirus con éxito, derrotarlo, y para eso necesita un tiempo que debe ser razonable y responsable”.

La elección tiene que hacerse, acotó, “porque vivimos una crisis política, porque el Gobierno transitorio, está agotado y porque además le hemos dado muchos meses más de gobierno en el Legislativo al MAS, más allá de lo que le correspondía hasta el 22 de enero, y eso genera confrontación, incertidumbre y una prolongación innecesaria que más que solución se ha convertido en problema”, sentenció.

El MAS, a través del diputado potosino Víctor Borda, manifestó que una ley tiene que ser seria y que no se puede cambiar a gusto del cliente. Ve que el Gobierno busca usar la pandemia para prorrogarse y que debe ser el Tribunal Supremo Electoral (TSE) la instancia que ofrezca todas las garantías para que las elecciones se realicen sin problemas.

El diputado oficialista Gonzalo Barrientos respondió que se han identificado a los políticos que piensan en sus intereses y no en la salud del pueblo boliviano. “Ex presidentes que nunca hicieron nada por la salud, como Evo Morales, Carlos Mesa y Jorge Quiroga, que en 14 años nunca se preocuparon por temas sanitarios, ahora sí lo hacen por sus intereses”, remarcó.

También aseguró que la decisión de poner como tope el 6 de septiembre para las elecciones es “política y muestra que a ellos no les interesa la salud de los bolivianos. Estamos concentrados en la difícil situación en la que nos encontramos, en la salud y la vida de todos. Lo que tiene que hacer el TSE es consultar a los médicos, no a los políticos que tienen sus propios intereses. En este momento nadie está en condiciones para unas elecciones que no sean peligrosas. Nosotros respetaremos lo que diga el TSE”.

Barrientos, advirtió que para lograr éxito no sólo en el corto, sino en el mediano y largo plazo, es imprescindible un proceso electoral que permita un Gobierno legítimamente elegido, con capacidad de decisión de mediano y largo plazo, en salud, en economía y en los desafíos puntuales. “No es verdad que estemos contraponiendo salud con elección, la mayor parte de los países del mundo ha atravesado un tiempo crítico entre tres a cuatro meses”, manifestó.

Desde el comienzo de la pandemia, el 10 de marzo, hasta el 6 de septiembre pasarán seis meses, Mesa consideró que es un tiempo razonable, “sobre todo lo razonable, es necesario terminar con una transitoriedad que ha demostrado ineficiencia, falta de transparencia, acusaciones de corrupción y malos resultados en la gestión de la salud”, volvió a decir.

Sobre el particular, Barrientos retrucó que “Mesa estuvo 'empanadeando' políticamente con Evo Morales y ambos son los responsables de todo lo que está pasando. Nunca le reclamó por la salud durante su noviazgo y ahora aparece de criticón. Además, tiene cola de paja. Nunca explicó ni dio cuenta sobre las denuncias de Mauricio Balcázar, que lo acusó de cobrar para ser candidato junto a Goni. Los casos Lava Jato y Queiroz Galvao, sobre construcción de carreteras con presunta corrupción en su Gobierno, tampoco lo explicó”, cuestionó.