Escucha esta nota aquí

En un plazo de 30 y 45 días, el club San José debe cancelar más de 140.000 dólares al exentrenador y exjugador del plantel, Miguel Ponce (chileno) y Javier Sanguinetti (argentino), respectivamente, quienes ganaron la demanda interpuesta ante la FIFA. Mientras tanto, los jugadores del equipo orureño no se cambian por nadie después que recibieron una inyección económica (sueldos de marzo y abril).

No es la única demanda que llegó a las oficinas del club que está inundado de deudas, además la directiva aún no definió cómo hará efectivo el pago de sueldos del mes de mayo y junio. Se conoce que una empresa colombiana tiene la intención de hacerse cargo de la administración del club, pero no hay nada firmado, solo el anuncio del presidente  Huáscar Antezana quien no cuenta con el respaldo suficiente para seguir en el cargo.

Hace poco llegó a San José un documento firmado por Erika Montemor, jefa de Estatuto del Jugador de la FIFA, señalando que el club debe realizar la cancelación de 87 mil dólares en un plazo de 30 días, en favor del chileno Miguel Ponce que dirigió al equipo santo y actualmente es DT de Blooming.

Por la demanda de Sanguinetti y que fue comunicada por la FIFA,  el club orureño tiene que cancelar 53.500 mil dólares en un plazo de 45 días, por los sueldos de marzo, agosto, septiembre y octubre del pasado año, además por el incumplimiento de contrato. El jugador argentino actualmente forma parte del club Always Ready, de La Paz.

No son las únicas demandas. San José también debe cancelar deudas considerables al enrenador Eduardo Villegas, al arquero Carlos Lampe y al delantero Rodrigo Ramallo que pasaron por sus filas.