Escucha esta nota aquí

La cuarentena le cayó como anillo al dedo a José María Carrasco. El defensor de Blooming sufrió una lesión en febrero, que lo iba a dejar fuera de los partidos por eliminatorias contra Brasil y Argentina, además de varias fechas del torneo Apertura de la División Profesional, pero con el parón obligado se recuperó completamente.

Dentro de todo lo malo la cuarentena me cayó bien, tuve suerte  porque me iba a perder los primeros partidos de las eliminatorias, nada más y nada menos que contra las dos potencias del fútbol y los encuentros del campeonato local con mi equipo”, dijo Carrasco a DIEZ.

El espigado zaguero, de 22 años, sufrió una fractura en la base del quinto metatarsiano del pie derecho en un partido de la Copa Sudamericana, cuando Blooming visitó a Emelec, en Ecuador, el 20 de febrero. Estuvo parado casi dos meses debido a que utilizó una bota de yeso, luego muletas y después hizo trabajo de recuperación.

Cuando me lesioné, lo primero que pregunté fue si iba a poder jugar las eliminatorias porque faltaba un mes y una semana para esos partidos, y me dijeron que sí. Pero en realidad no iba a poder hacerlo porque mi recuperación llevó más tiempo”, expresó Carrasco.

Ahora está completamente recuperado. “Justamente este lunes me saqué mi última radiografía para ver como cicatrizó la lesión y está todo perfecto. Un mes antes  me había hecho otra radiografía y estaba todo bien”, manifestó.

El defensor de la academia cruceña se entrena por las mañanas a través de la aplicación Zoom con todos sus compañeros y por las tardes realiza otro tipo de actividad que consiste en fortalecimiento con un fisioterapeuta. Carrasco guarda que pronto se reinicien las actividades porque dijo que  tiene muchas ganas de volver a jugar.