Escucha esta nota aquí

El temor de que el equipo descienda de categoría y el club se precipite en una incontrolable crisis, genera una gran preocupación en el ex presidente de Oriente Petrolero, Miguel Ángel ‘Choco’ Antelo, quien este jueves dijo en el programa de televisión Facetas Deportivas que la entidad está en serios problemas por la división en el interior del directorio que preside Ronald Raldes.

Antelo, quien dirigió, en una segunda etapa, a Oriente Petrolero entre 2006 y 2013, lamentó que en momentos críticos no haya unidad y que es necesario que la directiva motive a que jugadores, socios e hinchas trabajen con el único objetivo de sacar adelante al equipo y al club.

También hizo notar que 'gente externa' es la que quiere a Oriente en el pozo, especialmente ahora que terminó en los últimos lugares tras la disputa de la fecha 12 del torneo Apertura y con el riesgo de descender si es que solo se juega un torneo en el año hasta diciembre.

“Oriente Petrolero se encuentra en alerta naranja. El club necesita que todos se unan y terminen con los insultos y la división. Este club necesita paz pero veo que hay gente externa que lo quiere en el pozo. En estos momentos el bien mayor es Oriente; prefiero que deba dos o tres millones, pero que esté arriba en la tabla con opciones de ganar un título. Lo económico tiene solución, pero el descenso será un gran problema y una mancha que jamás se borrará”, sostuvo.

Antelo, que al igual que Raldes jugó en Oriente Petrolero y después presidió el club, sostiene que siempre habrá errores cuando se asumen responsabilidades, aunque ponderó el avance dirigencial en los últimos tiempos, más allá de las deudas que quedan pendientes.

Recordó la gestión de José Ernesto ‘Keko’ Álvarez (2014-2017), que pagó deudas importantes como la contraída con la cooperativa San Luis, aunque lamentó que en esa etapa se haya cortado un proceso cuando fue desvinculado el entrenador Eduardo Villegas, que en una temporada estuvo muy cerca de obtener el campeonato.

Destacó el corto periodo presidencial de Yimy Montaño (2018-2019), que logró capear la presión de una deuda por impuestos al negociar con el fisco el pago en cuotas y de haber priorizado la cancelación de salarios a jugadores.

Criticó la actitud de Raldes, que lleva un año en el cargo y no ha podido resolver temas económicos y deportivos porque desde la misma elección del ex defensor hubo errores al designarse a directivos con los que no hay afinidad de trabajo y objetivos. 

“No digo que sean malas personas, sino que se eligió mal. Pero eso no importa ahora. Aún hay tiempo para solucionar los conflictos y recomponer la situación. Hay que olvidarse de las peleas y buscar recursos para reforzar el equipo”, puntualizó Antelo, que fue campeón con Oriente en 1971, como jugador, y en el 2010 asumió como presidente del club albiverde.