Escucha esta nota aquí

Cerca de 1.300 civiles murieron y más de medio millón tuvieron que huir en diversos conflictos entre grupos armados y fuerzas de seguridad en República Democrática del Congo (RDC) en los últimos meses, indicó hoy la ONU, que se refirió a posibles "crímenes contra la humanidad o crímenes de guerra".

En un comunicado, la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, explicó que algunos incidentes que implican masacres y otros excesos y violaciones podrían constituir crímenes contra la humanidad o crímenes de guerra.

"Estoy consternada por el aumento de los ataques brutales contra civiles inocentes por parte de grupos armados, y por la reacción de las fuerzas militares y la policía que también cometieron graves violaciones, incluyendo asesinatos y violencias sexuales", declaró Bachelet, citada en el comunicado.

"No solo son actos condenables, sino que rompen también la confianza entre la población y las autoridades civil y militar", agregó.

Más de 510.000 personas tuvieron que huir desde septiembre por la violencia en las regiones de Kivu del Norte y del Sur, según la Alta Comisionada.

Más de 400.000 personas fueron desplazadas en Kivu del Norte desde septiembre, mientras que otras 110.000, en su mayoría mujeres y niños, debieron huir de la violencia en Kivu del Sur entre enero y finales de mayo, dijo a la AFP Marta Hurtado, una vocera de la Alta Comisionada.