Escucha esta nota aquí

El panorama del club San José se complica más con los fallos en su contra de parte de la FIFA por demandas de los futbolistas argentinos Javier Sanguinetti, Juan Manuel Leroyer y el entrenador chileno Miguel Ponce.

La crisis económica por deudas a jugadores se ha profundizado porque el club orureño necesita aproximadamente más de 250.000 dólares para resolver una deuda que si no cubre en los próximos 45 día puede recibir duras medidas, como el descenso de categoría.

El jueves se conoció que a Sanguinetti se le debe cancelar $us 77.500, a Loreyer, $us 30.000 y a Ponce, $us 151.800.

 “Si San José no paga, nosotros pasaríamos los antecedentes a la FIFA para que aplique las sanciones”, explicó Javier Gasman, abogado del chileno Ponce, que dirigió al equipo santo en la temporada 2019 y hoy es DT de Blooming.

Sanguinetti llegó a esta instancia legal por reclamo de sueldos impagos de los meses de marzo, agosto, septiembre, octubre del año pasado y por incumplimiento de contrato. Hoy, el volante argentino juega en Always Ready de La Paz.

      Loreyer estuvo vinculado al 'santo' el año pasado y la Cámara de Resolución de Disputa de la FIFA le exige al club  una pronta solución, de lo contrario no podrá inscribir jugadores en los próximos periodos de fichajes.

Y no se acaba ahí la cantidad de acreedores que exigen pago de deudas a la dirigencia de San José porque el arquero Carlos Lampe, los delanteros Rodrigo Ramallo, Carlos Saucedo y el técnico Eduardo Villegas también están en la fila de demandantes. 

  Los jugadores de San José cobraron el martes los salarios de marzo y abril. En Oruro se informó que el club utilizó el dinero que la FBF desembolsó de la ayuda que llegó de FIFA y Conmebol para pagar a sus futbolistas.