Escucha esta nota aquí

La mayoría de los 14 clubes de la División Profesional quieren disputar las restantes 14 fechas del torneo Apertura lo más pronto posible para después encarar el Clausura hasta fin de año. Al efecto, los directivos sugirieron que la reanudación del primer torneo del año concentrando a los equipos en una o dos sedes, con el fin de abaratar costos en logística y de lograr una mejor implementación del sistema de bioseguridad.

Esta posibilidad se barajó este viernes en la reunión virtual del consejo superior y de la que participó el comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que preside César Salinas.

Salinas informó en la oportunidad sobre la documentación entregada al ministro de Deportes, Milton Navarro, sobre los protocolos que la FBF hizo elaborar con la finalidad de implementar el sistema de bioseguridad en el fútbol para evitar contagios por la pandemia.  

El titular federativo explicó a los dirigentes de los clubes, que pretendían que la temporada se reanudara en julio, que el entonces ministro Navarro (basado en el dato de que en agosto será el pico más alto de contagio por el Covid-19) les anunció que se ha previsto que los deportes colectivos vuelvan a los entrenamientos en agosto y un mes después  puedan competir.

Disconformes con esa alternativa, los clubes del fútbol profesional solicitaron a la FBF que inicie gestiones con el ministro de Educación, Víctor Cárdenas, que ahora tiene bajo su jurisdicción  el ministerio de Deportes para evaluar fechas tentativas del regreso del fútbol en el país.

Sin mucho tiempo

Tras las explicaciones del caso, Adrián Monje, director de Competiciones de la FBF, informó que si la temporada de la División Prtofesional se reanuda en septiembre, apenas habrá tiempo para jugar las restantes 14 fechas del Apertura hasta fin de año. 

El nuevo calendario que se apruebe tendrá que tomar en cuenta los partidos de Bolívar y Wilstermann por Copa Libertadores, más los partidos de la selección por las eliminatorias del Mundial de Catar 2022, cuyo inicio, según la FIFA y Conmebol, está previsto para septiembre u octubre.

Las propuestas

Después, Marcelo Claure, presidente de Bolívar, planteó las opciones para concluir el torneo Apertura lo más rápido posible y propuso a Cochabamba como sede para jugarlo hasta el final. Claure considera que este departamento cuenta con buenos hoteles, estadios alternativos para los partidos y suficientes canchas de entrenamientos.

Grover Vargas, presidente de Wilstermann, dijo que si Cochabamba no ofrece todas las garantías para ser única sede, propuso que se considere a Sucre, que cuenta con un buen estadio e  insfraestructura hotelera. Además, para evitar la susceptibilidad de que Aurora y Wilstermann se beneficiarán jugando como locales, sugirió que se postule a Sucre y Tarija, que en estos momentos no tienen representación en el fútbol profesional.

 Salinas observó la sede de Cochabamba, argumentando que varios estadios de esa región, que podrían ser alternativa, están siendo utilizados como albergues para los contagiados por el coronavirus e hizo notar, además, que los equipos cochabambinos se verían beneficiados por la localía, habida cuenta que se hizo la solicitud a nivel de Gobierno para que a partir de octubre los aficionados puedan acudir a los estadios.

Por su parte el delegado de The Strongest, Ronald Crespo, propuso a La Paz como única sede. Una posición similar tuvo Ronald Raldes, presidente de Oriente Petrolero, que solicitó que se tome en cuenta a Santa Cruz por su buena infraestructura y porque descuenta que todos los equipos serán cuidadosos con la bioseguridad en la región con mayor cantidad de contagios por el virus.

Juan Jordán, presidente de Blooming, sostuvo que en estos momentos la prioridad es hablar con el ministro de Educación sobre la fecha del reinicio de las actividades futbolísticas, antes de definir sedes para jugar lo que falta del Apertura, posición que compartió luego Dardo Gómez, delegado de Bolívar.

La reunión, que comenzó a las 9:00, concluyó a las 14:00, aunque también se informó de las gestiones que hizo la FBF ante el Gobierno nacional por la deuda de los clubes con el fisco. Al repecto, Salinas dijo que espera el informe de la situación económica de los clubes, que apuntan a un 'perdonazo' o en todo caso, a evitar el pago de multas por la falta de pago de impuestos.