Escucha esta nota aquí

Una encuesta realizada por la Cámara Nacional de Industria (CNI) revela que tres de cuatro industrias no accedieron o no tramitaron el plan de créditos estatales para salarios o funcionamiento que implementó el Gobierno para auxiliar a las empresas que dejaron de operar por el coronavirus.  

“Esto refleja que el Plan de Créditos Estatales no es adecuado para las industrias puesto que no plantea un Fondo de Garantías Estatales. Además, que las condiciones en tasa de interés y plazo no son favorables en un contexto de iliquidez de las empresas”, explicó Ibo Blazicevic, presidente de la CNI.

Bolivia, desde el 22 de marzo, entró en una cuarentena rígida. Esto paralizó todas las actividades económicas, salvo algunas considerables de primera necesidad. Para evitar la quiebra de las empresas, diezmadas por la falta de liquidez, el Gobierno creó un plan de créditos para cubrir los sueldos.

De acuerdo a la resolución Ministerial Nº 160, el Plan de Emergencia de Apoyo al Empleo y Estabilidad Laboral tendrá un financiamiento de Bs 2.000 millones, que serán cubiertos por el Tesoro General de la Nación (TGN).

Esos recursos, según la reglamentación, se entregarán a bancos que deben colocar créditos a 18 meses de plazo, seis meses de gracia y una tasa de interés anual del 3,73%.

Las financieras tendrán hasta 24 meses para devolver los recursos al Estado.

Sin embargo, para la industria, bajo las actuales condiciones, los planes de créditos estatales son incompletos y no adecuados a la realidad de asfixia económica que viven las industrias.

Lo preocupante, según Blazicevic, es que los créditos contraídos por el sector, antes de la cuarentena, tienen un 75% de probabilidad de entrar en mora o ingresar en reprogramación en el sistema financiero.

“La iliquidez ocasionada por la contracción de la demanda y por 60 días de cuarentena rígida, producen una asfixia económica en las empresas”, señaló.

Al referirse a las alternativas, la CNI considera que es urgente crear un Fondo de Garantías Estatales, para acceder a créditos del sector público, tanto para el plan dos salarios mínimos nacionales como para el plan de funcionamiento y operaciones.

Se requieren créditos con garantías estatales y en condiciones adecuadas de tasa de interés, periodo de gracia y plazo que consideren el contexto de recesión que vive la industria manufacturera que a mayo de 2020 decreció -7,3%”, señaló

El planteamiento de un Fondo de Garantías Estatales, es parte de las propuestas que el sector industrial elevó al actual Gobierno, apuntó Blazicevic. 

No es el único sector que observa la línea de crédito. Osvaldo Barriga, presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), sostuvo que para los empresarios “está siendo muy difícil de acceder” a los créditos para cubrir los salarios.

Coincidió con Blazicevic, que un fondo de garantías daría tranquilidad a la banca, para que los créditos a los que “se puedan acceder, sean mucho más rápidos de colocar”.

Óscar Ortiz, ministro de Desarrollo Productivo, señaló que hay equipos que trabajan en una serie de medidas para aplicar el plan de reactivación de la economía y ayudar a los distintos sectores.

El objetivo, según Ortiz, es superar el impacto por la declaratoria de emergencia sanitaria por el coronavirus, así como la contracción económica mundial por la caída de los precios de los principales productos de exportación.