Escucha esta nota aquí

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, cerró el 6 de septiembre como la fecha de las elecciones nacionales y descartó que haya una nueva modificación de la jornada de votación en el país. 

La autoridad electoral admitió que no todas las fuerzas políticas estuvieron de acuerdo en el día de los comicios, pero esa fue la fecha que aprobó una mayoría de los partidos y alianzas en carrera. El presupuesto será presentado la siguiente semana al Ministerio de Economía, ya que todavía se afinan algunos montos que demandará la organización del proceso.

"Es una fecha cerrada (el 6 de septiembre) y en ese sentido el proyecto de ley, que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) remitió a la Asamblea Legislativa Plurinacional, comienza a tratarse la próxima semana. Cuando el TSE activa la inclusión de la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados se inicia el análisis de esta ley. Además de la búsqueda de este acuerdo, el TSE ha trabajado arduamente todos los protocolos de salud para el proceso electoral. Y esto no solo para la jornada de votación, sino también en todas las  preparatorias para esa jornada", recalcó Romero en entrevista con el programa ¡Qué Semana! de EL DEBER Radio.

La autoridad electoral admitió que no todos los frentes políticos estuvieron de acuerdo con esa fecha de votación, pero la mayoría de los partidos y alianzas estaba conforme con la fecha de los comicios. "Efectivamente no todas las fuerzas políticas coincidieron con la fecha, pero esa fue la fecha que se logró establecer, que reunió el mayor acuerdo de las fuerzas políticas", dijo.

Además, Romero adelantó que la semana que viene se presentará al Ministerio de Economía el presupuesto adicional para llevar adelante las elecciones nacionales, anticipando que todavía se afinan algunos montos.

En la entrevista, la autoridad electoral descartó modificar la ley que establece los escaños en la Asamblea Legislativa Plurinacional y garantizó el voto de los bolivianos que radican en el exterior. 

Mientras, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Óscar Ortiz, quien fue nombrado jefe de campaña de la alianza Juntos, consideró que el ente electoral debe establecer la fecha de las elecciones bajo la coordinación y asesoría de expertos en epidemiología y no con los actores políticos. 

"He manifestado mi posición de que las elecciones se realicen este año pero creo que el Tribunal Supremo Electoral no debe definir la fecha en consulta con los candidatos ni con los políticos, sino con los especialistas en epidemiología, tanto nacionales como internacionales", remarcó Ortiz en referencia a la pandemia que afecta al país. 

A su vez, el candidato presidencial por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, saludó la decisión del TSE de establecer el 6 de septiembre como fecha de las elecciones y subrayó que su partido fue parte del acuerdo. 

"Se deben tomar todas las previsiones para que esa fecha se cumpla y se contemplen todas las medidas de bioseguridad. Nosotros, como la primera fuerza política, hemos cumplido con la vida de los bolivianos (...) Esta fecha nos da certeza al pueblo boliviano de que sí entraremos en un proceso democrático para elegir a un nuevo gobierno", dijo Arce.