Escucha esta nota aquí

Bolivia se acerca a los 13.000 contagiados de coronavirus y Santa Cruz sobrepasa los 8.000, cifras que alarman más, porque se trata de un país con un débil sistema sanitario. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reiterado que la forma eficiente de evitar el contagio del virus es el cuidado personal, que incluye el distanciamiento social, el uso de barbijo y la higiene.

La OMS explica que el Covid-19 no vuela ni camina, sino que puede flotar en el aire cuando una persona infectada estornuda, bosteza, habla y deja salir gotículas de saliva que llevan los gérmenes, que pueden ser absorbidos por alguien que esté cerca, caen en su piel o en la ropa y de esa forma se contagia.

Si las personas respetan el distanciamiento social, que es mantener al menos un metro y medio de separación, las gotículas infectadas caen en el suelo y no causan contagio. De ahí la importancia de cumplir estrictamente este protocolo de bioseguridad.

No se cumple la medida

En un supermercado del centro de la ciudad, la gente está con barbijos, con las manos limpias después de haber usado alcohol en gel y hace cola en las cajas para pagar las compras. La mayoría de las personas respetan el distanciamiento físico; sin embargo, un joven intenta colarse en la fila. Los otros le reclaman, pero él ya rompió la medida sanitaria, no respetó por un momento la regla de la distancia, suficiente para poder contagiarse si alguien cerca haya estado enfermo de coronavirus.

Luego, una elegante mujer de la tercera edad también quebranta la norma. Se acerca a la fila y se coloca a menos de 30 centímetros de otra persona. Se trata de un joven que, muy educadamente, le dice que se pare más atrás y le hace recuerdo del distanciamiento social. La mujer, molesta por la llamada de atención retrocede, pero igualmente ya se expuso y a una posible infección del virus.

El distanciamiento social o físico puede resguardar a cualquiera de un posible contagio. Los médicos insisten en que se debe respetar ese metro y medio, que no quita nada cuando se hace fila o se está en la calle, pero que puede salvar una vida. Aún no hay una vacuna o un remedio oficial contra el Covid-19, por ello las recomendaciones y protocolos de bioseguridad se deben cumplir estrictamente.