Escucha esta nota aquí

Es originario de la India. Algunos dicen que es una verdura y otros que es una fruta. Lo cierto es que el pepino es un alimento vegetal de agradable sabor, saludable, con muchas propiedades, rico en vitaminas, proteínas y minerales. También es usado en el campo de la belleza y es usual que se recurra a él para fortalecer la piel del rostro.

Es de color verde, de forma alargada, no pasa de los 30 centímetros y su cultivo se extiende en todo el mundo. Es uno de los ingredientes más requeridos para las ensaladas y se lo incluye de manera cruda. Se lo puede tomar como jugo, en solitario o mezclado con otras frutas y verduras.

Una de las formas más comunes de comerlo es como escabeche, ya sea preparado en la casa o en frascos o latas ya procesado. Su sabor ácido es agradable y acompaña muy bien a otros alimentos como el tomate, la papa, la lechuga, el coliflor o los espárragos.

El pepino contiene ácido fólico, vitaminas B, C y E. Tiene calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio y zinc. Ayuda a reducir las inflamaciones, los dolores musculares y el dolor de cabeza. Mantiene hidratados a quienes lo consumen, pues está compuesto en un 95% de agua. Es bueno para mejorar la digestión, para reducir el estrés y a regular el peso de quienes desean bajar algunos kilos.

En las rutinas de belleza

Este vegetal es utilizado como aliado para prolongar la belleza, principalmente de las mujeres. En la India, desde hace cientos de años, se recurre al pepino para fortalecer el cutis.

Al contener grandes cantidades de agua, aceites naturales y vitamina E, ayuda a hidratar y suavizar la piel, que se deteriora como consecuencia de los cambios ambientales. Por ello, se lo debe cortar en rodajas y colocarlas sobre la frente, los pómulos, el mentón y el cuello, para que absorban sus nutrientes y la piel vuelva a ser suave y tersa. Al tener propiedades astringentes también combate el acné, sobre todo en los adolescentes.

La esteticista y cosmetóloga Claudia Fernández explicó que el pepino ayuda a relajar los ojos cansados, a borrar las ojeras como consecuencia del desvelo, el cansancio o por exponerse al sol con exageración y a retrasar el envejecimiento y las líneas de expresión.

Se aconseja que se corte el pepino en rodajas y se coloque una en cada ojo y permanecer así al menos media hora. Ese proceso se puede hacer todos los días durante una semana y luego se ven los resultados, gracias a que contiene vitaminas y agua que hidratan la piel.

Para obtener una mascarilla de pepino se debe licuar este vegetal con el jugo de un limón, hasta que alcance cuerpo. Luego se la debe colocar en el rostro y permanecer así por una hora. Después hay que lavarse con abundante agua fresca.

Ya sea en una ensalada, como jugo o como una mascarilla en el rostro, el pepino es un aliado de la salud y la estética. No debe faltar en la canasta de quienes quieran estar sanos, mantenerse joven y con buena apariencia.