Escucha esta nota aquí

El número uno del tenis Novak Djokovic calificó de "extremas" e "imposibles" las estrictas restricciones sanitarias que deberán cumplir los tenistas en el próximo US Open para evitar el riesgo de contagio al nuevo coronavirus.

"Ayer mismo tuve una conversación telefónica con los dirigentes del tenis mundial para hablar de la continuación de la temporada, principalmente del US Open previsto para finales de agosto, pero no sabemos aún si se celebrará", declaró el serbio de 33 años al canal Prva TV de su país.

"Las reglas a respetar para ser admitido, simplemente para jugar, son extremas", añadió el triple vencedor de la prueba (2011, 2015 y 2018).

También mostró su inquietud por las restricciones "realmente imposibles" que se pretende imponer al personal del entorno de los tenistas. "No tendremos acceso a Manhattan, deberemos dormir en hoteles el aeropuerto, para ser controlados (al COVID-19) dos o tres veces por semana".

"Además, sólo podremos llevar una persona al club, lo que es realmente imposible. Hace falta un entrenador, además de un preparador físico y un fisioterapeuta", añadió.

"Todas sus exigencias son realmente rigurosas, pero puedo entender que por razones financieras, por los contratos ya existentes, los organizadores quieran que el torneo se celebre. Veremos qué pasa", concluyó el serbio.