Escucha esta nota aquí

La obtención de plasma o suero hiperinmune de las personas que lograron recuperarse del coronavirus, se torna cada vez más difícil por la alta demanda, los pocos donantes y por la mercantilización, en redes sociales, por parte de algunas personas.

Uno de los obstáculos, era la necesidad de contar con la prueba de negatividad del ‘recuperado’, la cual significaba gastos onerosos en laboratorios privados o largas esperas por los resultados.

Esta traba ha sido salvada, pues la Gobernación se encargará de financiar estas pruebas a fin de que sean gratuitas para los donantes potenciales y, de ese modo, favorecer con la preciada sustancia a los pacientes que están batallando por sus vidas en las terapias intensivas del sistema de salud del departamento.

No obstante, resta resolver otro problema detectado por el Banco de Sangre. Es la prohibición de circular con la que tropiezan los posibles donantes, quienes, por más que tengan la voluntad de colaborar con sus semejantes, temen transportarse por sus propios medios, puesto que han sido objeto de arresto por los uniformados.

“Tenemos una lista de donantes y varios quieren donar el plasma, pero la gente no viene porque vive lejos o tiene miedo de ser detenida. Asimismo, el Banco de Sangre no puede hacer ese trabajo de traer a las personas. Hemos hablado con las autoridades de la Gobernación y hemos pedido un micro, gasolina y chofer, para traer a los donantes al Banco de Sangre. Hay que ir a buscarlos”, manifestó Yitzhak Leigue, director del Banco de Sangre de Santa Cruz.

“Debería salir un instructivo para que todo donante voluntario que quiera venir al Banco, se lo pueda acercar, que la policía y los militares, si los ven a pie, los suban a sus vehículos y los hagan llegan hasta aquí. Ocurre lo contrario, algunos me han dicho que los han retenido. Por ejemplo, ahora retuvieron a uno que venía de Montero; con eso, estamos desincentivando a los donantes”, lamentó.

Los requisitos para la extracción

A decir de Marcelo Ríos, director del Sedes, los recuperados de Covid-19 que quieran donar su plasma, deben ser varones mayores de 18 años y menores de 60. De igual forma, se le facilitará la prueba de negatividad, que se realizará en el laboratorio del centro de aislamiento El Remanso.

La Gobernación ayuda de forma completa en este tratamiento, que es una esperanza más para nuestros pacientes Covid-19, para tener una pronta recuperación. Esto forma parte del plan de contingencia de la Gobernación para aportar mayor gestión de salud a los pacientes”, expresó Ríos.

La autoridad señaló que es muy dinámico el número de personas enfermas que en este momento requieren del plasma, pero indicó que, por lo general, entre el 20 y 30% de los pacientes necesitan la transferencia de este suero.

Hasta ayer, el sistema de salud tenía más de 60 pacientes en las unidades de terapia intensiva.

Análisis para ser donante

Los donantes voluntarios deben someterse, además de contar con la prueba de negatividad, a un análisis serológico para descartar VIH; hepatitis B, hepatitis C, sífilis, chagas, malaria, anemia y otras enfermedades.

“En estos momentos, hay bastante demanda, pero nosotros tenemos unas 10 solicitudes pendientes de la parte privada, pública y seguridad social”, reveló.

Una persona puede donar plasma cada cuatro semanas si la extracción se realiza por aféresis, pero también puede donar plasma hiperinmune mediante una donación normal y podría hacerlo cada tres meses.

Las mujeres tienen restricciones para donar

Personas de sexo femenino, que hubieran superado la enfermedad de Covid-19, han sido descartadas como donante del suero hiperinmune, a no ser que sea mayor de 18 años y menor de 26, sin haber tenido hijos ni haber tenido pérdidas de embarazos o abortos.

No es un tema de discriminación, sino de anticuerpos. Yitzhak Leigue explicó que el embarazo genera anticuerpos antigrupos, porque el bebé a veces nace con otro grupo de sangre y la madre retiene esos anticuerpos por meses o años, lo cual sería perjudicial para el paciente con coronavirus.

“Esos anticuerpos pueden pasar al receptor y pueden ocasionar una reacción adversa. Lo mismo, el aborto o pérdidas espontáneas, pueden generar anticuerpos y causar la misma reacción. En otros países tienen pruebas específicas para seleccionar damas, pero acá no. No se trata de una discriminación”, expuso el director del Banco de Sangre.

Se mercantiliza con el dolor

La alta demanda del plasma sanguíneo está dando pie al inescrupuloso negocio de ofrecer la unidad de dicha sustancia por dinero. En las redes sociales, cunden las solicitudes para conseguir donantes y también proliferan las ofertas por dólares.

Fabiola Zamora, hija del médico Juan Manuel Zamora, que mañana cumple una semana de internación y necesita con urgencia el plasma, manifestó que en la búsqueda de donantes se toparon con personas que han pedido hasta $us 2.500 por una unidad.

“Hemos encontrado personas, pero lamentablemente en la segunda prueba dieron positivo y, las personas que tienen supuestamente las dos pruebas negativas, nos han querido cobrar $us 2.500. Se está volviendo un mercantilismo, increíble”, dijo la joven.

Ha surgido otra modalidad similar a la del trueque. Unos que tienen plasma del tipo A, buscan intercambiar con el tipo B. A la hora de negociar, ninguna de las partes quiere revelar el donante para evitar un contacto directo.

"Está complicado, hay harta demanda. Nosotros estamos esperando resultados de dos personas que ayer se hicieron la prueba para ver si son compatibles, sin son negativos, nos van a poder donar. Sino seguiremos buscando”, agregó Fabiola.

Un donante caritativo

El caso opuesto es el de Pedro Zurita, que hace unos días se presentó por su cuenta en el Banco de Sangre y ofreció su brazo para donar plasma para la persona que lo necesitara.

Zurita, sufrió del coronavirus junto con su esposa, su madre y un sobrino, pero felizmente todos se han recuperado, por lo que, agradecido, hicieron un compromiso de ayudar con sus anticuerpos a las personas que los necesiten.

“No pregunté a quién iba a donar, simplemente quería donar. Pedí que me sacaran para dos personas. Me dijeron que iba a ser para un señor Egüez y para un señor Marcos. Solo alcanzó para uno, pero esta semana repetiremos para donar para la otra que falta”, manifestó Zurita.

Este hombre reflexionó que estamos viviendo momentos muy delicados, en los que fuera del Banco de Sangre, decenas de personas imploran pidiendo una donación de plasma para sus seres queridos.

“Eso lo deja a uno acongojado, porque a veces alcanza para uno o para dos. Y luego vienen muchas llamadas por teléfono de personas con mucha desesperación. Tenemos que pensar en otra forma porque estamos pidiendo por redes sociales que vayan a donar su plasma, pero no hay la respuesta que esperamos. Las familias se desesperan y acuden a otras formas que no son las correctas. Cuando salí de Banco, recibí llamadas en las que me decían: 'por favor, cambie el nombre del receptor, no lo quiero ofender, pero le voy a dar 1.000 dólares’", contó Pedro para reflejar la desesperación de la gente.