Escucha esta nota aquí

La gobernación de Río de Janeiro, flexibilizó a partir de este sábado las medidas de confinamiento para evitar la propagación del nuevo coronavirus, en una decisión que genera opiniones contrarias entre los ciudadanos.

Un decreto firmado por el gobernador Wilson Witzel, y publicado la noche del viernes, autoriza la reapertura parcial de bares, restaurantes, centros comerciales y algunas actividades deportivas.

Río de Janeiro, con más de 6.400 muertes y 63.000 casos, es el segundo estado con mayor número de víctimas totales de la pandemia en Brasil. Sin embargo, la gobernación justifica su decisión argumentando indicadores sanitarios como el número de hospitalizaciones por Síndrome Respiratorio Agudo Grave, los diagnósticos confirmados y la tasa de incidencia de casos.

"Con las medidas restrictivas que establecimos el 16 de marzo, y que comienzan a disminuir a partir de este sábado por decreto, salvamos más de 46.000 vidas", escribió Witzel en Twitter.

Este sábado por la mañana se veía mayor movimiento de gente en las playas de la capital carioca, cuyo alcalde Marcelo Crivella ya había anunciado esta semana una reapertura "lenta, gradual y con seguridad" en seis fases. Bares y restaurantes, sin embargo, aún no están autorizados para funcionar en la ciudad.

"El Covid-19 es una cosa terrible, mucha gente murió, pero creo que ya hubo suficiente contaminación para que la curva caiga, entonces es el momento de abrir todo", dijo Rodolfo Pereira, un abogado de 62 años que salió a la calle este sábado.

Sin embargo, no todos expresaban la misma seguridad en la vuelta a las actividades comerciales

Roberdo da Silva, un vendedor de 42 años, dijo que "es un poco temprano aún para abrir tantas cosas. Estamos con una enfermedad muy grave por ahí, entonces pienso que es precipitado abrir todo de una sola vez".

El decreto de la gobernación señala que todos los establecimientos abiertos deben seguir protocolos sanitarios como la distancia social, uso de máscaras y alcohol en gel.

Brasil, con más de 600.000 casos y 35.000 muertes, es el segundo país con más diagnósticos y el tercero en fallecimientos. 

Este sábado el Ministerio de Salud adoptó una nueva política comunicacional restringiendo la divulgación de los datos totales de víctimas de la pandemia, por lo que los números de cada región solo pueden ser vistos en los portales de las secretarías regionales de salud.