Escucha esta nota aquí

Inspirado por un vídeo y por su gusto por la gastronomía, Luis David Cuéllar Gil hizo tocino ahumado en la cuarentena. Sin imaginar que su obra podría volverse un producto demandado subió una foto a las redes sociales para mostrar el resultado. Esa acción causó que sus familiares y amigos le preguntaran si les podía vender una porción.

La respuesta fue sí, y ante la gran cantidad de pedidos recibidos, tuvo que repetir el proceso de elaboración de tocino ahumado unas cuentas veces más, logrando vender hasta el momento más de 10 kilos de su producto (el kilogramo cuesta Bs 100).

Cuéllar, que es veterinario zootecnista de profesión, explicó que lo más complicado de su 'proyecto' fue identificar el corte adecuado de cerdo para hacer el tocino ahumado, siendo la costilla entera con el que obtuvo el mejor resultado. 

Para ahumar un tocino de tres kilo y medio o cuatro kilos, Cuéllar demora alrededor de nueve horas, sin tomar en cuenta el tiempo de condimentado y los días que tiene que enfriar en la heladera. Y para darle un toque único a su producto, utiliza leña de árboles frutales.

"En la actualidad no tengo el espacio suficiente en mi casa como para hacer tocino ahumado en grandes cantidades, porque mi ahumador es pequeño. Eso podría hacerlo en el futuro en mi quinta", indicó Cuéllar, a tiempo de señalar que un ingreso extra nunca está demás y que incluso una empresa está interesada en comercializar su producto