Escucha esta nota aquí

Hoy, desde las primeras horas de la mañana en Netflix, retornan las aventuras del narcotraficante más peligroso del mundo. La serie El Chapo, que retoma la historia de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, desde 1985, cuando era un miembro del Cártel de Guadalajara, su “esplendoroso” ascenso al poder y a la lista de los millonarios de Forbes, hasta su estrepitosa caída, en enero pasado, cuando fue capturado por autoridades mexicanas y estadounidenses.

El anuncio del estreno de la segunda temporada fue sorpresivo, pues la primera se estrenó en junio, pero la producción adelantó la segunda parte, que por supuesto fue muy bien recibida por los seguidores de narconovelas.

Detalles del estreno 

Aunque la intención no es ofrecer spoilers ni de la primera temporada ni de lo que pasará en la segunda, en este caso sí se puede hablar generalidades por ser un tema de dominio público, al menos las generalidades que citemos acá.

La primera entrega de El Chapo inició con los reportes noticiosos reales de la recaptura en 2016 de quien llegó a ser el líder del Cártel de Sinaloa, desde las informaciones de CNN y Noticiero Univisión, hasta medios de Reino Unido, Francia, España y Japón.

“No hay medio del mundo que no esté en este hangar de la PGR del Aeropuerto de la Ciudad de México”, asevera una reportera de Univisión, mientras se ve al verdadero Chapo bajar de un helicóptero.

Y bueno, a partir de ahí se decanta la historia, solo que aderezada con detalles ajenos a la audiencia, descubiertos y reseñados por la producción en su investigación.

Esta segunda entrega, de acuerdo con un comunicado oficial, se centrará en el primer gran escape de la cárcel de Guzmán y revelará el rol clave que juega el Gobierno corrupto para ayudarlo a estar por encima de los jefes de cárteles contrarios.

Algunas de las revelaciones realizadas por la serie y, a no dudarlo, las que ocasionará esta temporada, han provocado protestas y amenazas de demandas por parte de los abogados de Guzmán Loera y de altos funcionarios de jerarquías mexicanas, que se consideran directamente aludidos. Estará imperdible.