Escucha esta nota aquí

Trascendió que en las charlas virtuales con César Farías es uno de los jugadores que más preguntas hace y que sus opiniones son resaltadas por el entrenador de la selección nacional. 

Luis Gutiérrez Herrera es uno de los futbolistas del plantel de Bolívar que más logros suma. Ha sido cinco veces campeón con la academia paceña y a sus 35 años es uno de los que el DT del equipo nacional lo tiene en cuenta para futuras convocatorias.

El defensor cruceño, que debutó el 2003 en Oriente Petrolero, encara la recta final de su carrera y aunque él confiesa que tiene cuerda para rato admitió que le gustaría ser director técnico cuando se retire.

Condiciones tiene. De eso no hay duda. Lo demostró con su liderazgo en Bolívar y las veces que integró la selección.

“Soy un eterno agradecido con el profesor Tucho Antelo que se la jugó conmigo cuando tenía 18 años. Me hizo debutar en Oriente y sus enseñanzas fueron importantes en mi carrera. Me gusta aprender y conocer más sobre la parte táctica en el juego, pero también entiendo que lo mental es decisivo. Esto último lo estoy aprendido bastante con el profesor Manuel Llorent, que es el psicólogo de la selección”, sostiene Gutiérrez, quien considera, sobre esto último, que lo psicológico en el fútbol es esencial para tener una mentalidad positiva para competir.

‘Guti’, como le dicen sus compañeros en Bolívar, le da mucha importancia al trabajo integral que promueve César Farías en sus charlas con los seleccionados, pues entiende que es difícil jugar bien o ser aplicado tácticamente si es que no se está bien preparado físicamente.

La selección preolímpica jugó bien y demostró buen nivel ante rivales difíciles como Brasil y Uruguay porque trabajó muy bien en todos los aspectos. Presionó siempre a su rival porque el equipo estaba mental y físicamente preparado. De eso no hay duda y eso es que lo pretende el profesor Farías con la selección mayor. Ojalá se pueda dar; en el grupo hay mucho interés”, dijo el experimentado zaguero, que en 17 años como jugador profesional tuvo la oportunidad de conocer culturas y formas de juego de países como el de Brasil (Bahía), Argentina (Patronato) e Israel (Hapoel Ironi Kiryat Shmona).

Estuvo en clubes de esos países, en los que conoció formas de juego y entrenadores que le dejaron enseñanzas.

“Podría decir que ya tengo mi carrera hecha, pero por la motivación que tengo para entrenar y mis deseos de seguir jugando considero que cuento con mucha fuerza para hacerlo un par de años más de manera profesional. Una vez me retire me gustaría seguir estudiando para después aplicarlo al equipo donde trabaje”, puntualizó Gutiérrez, quien confesó que le tiene mucho cariño a Oriente Petrolero, con el que fue campeón en el 2010, pero que está muy apegado a Bolívar, club en el que ha ganado muchas cosas importantes.