Escucha esta nota aquí

La Armada admitió ayer por primera vez que existe la posibilidad de que nunca se sepa qué pasó con el submarino ARA San Juan, cuyo rastro se perdió hace 20 días en el Atlántico Sur con 44 tripulantes a bordo, entre ellos el hijo de un tarijeño.

"Es importante el contacto visual de este equipamiento, poder localizarlo en el lecho del mar. Va a dar un indicio si visualmente se percibe algo que genere una evidencia de lo ocurrido. Puede que sí, puede que no", manifestó Enrique Balbi, vocero de la fuerza naval, citado por Clarín.

Por su parte, la jueza federal de Caleta Olivia Marta Yáñez, indicó que la búsqueda es altamente compleja y  "posiblemente no vamos a encontrarlo", aseguró.

A 20 días de su desaparición, la Armada afirmó ayer que la búsqueda del submarino continuará "hasta agotar los medios disponibles".