Escucha esta nota aquí

Las personas con discapacidad aceptan acudir a un diálogo con el Gobierno, según afirmó David Cayo, presidente de la Confederación Nacional del grupo que llegó de La Paz, tras 35 días de caminata desde Cochabamba y permanecer cinco jornadas en vigilia.

"Queremos una carta oficial para instalar el diálogo, a eso hemos venido (...) Nosotros lo que habíamos dicho es que se tiene que hablar del bono de 500 bolivianos, porque en otros países de la región hay un trato digno a las personas con discapacidad", aseveró el dirigente. 

Conoce más: ONU "preocupada" por lío de Gobierno con caravana


El viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, se apersonó al lugar de la vigilia, para conversar con las personas movilizadas. Ese acercamiento abre la posibilidad para que algunos representantes se incorporen a las mesas que reinstaló hoy el Gobierno con el otro sector, que no marchó.

"Ellos nos han manifestado que quieren dialogar, pero siempre anteponen su bono de 500 bolivianos. Vamos a informar de esta situación, ellos quieren que se formalice la invitación mediante una nota", dijo la autoridad a medios de comunicación. 

Lea también: Acusan a infiltrados e Iglesia denuncia trato inhumano


El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, reinició el diálogo este viernes con el grupo considerado "afín" al Gobierno. En la madrugada la reunión entre la comisión interministerial y personas con discapacidad que no protestan entró en cuarto intermedio.

Según se conoce, las autoridades abrieron la posibilidad de otorgar un beneficio económico a un grupo de las personas con discapacidad que tengan un cuadro "grave", mismo que tendría un carácter "escalonado". Se espera que representantes de la marcha participen del encuentro.