Escucha esta nota aquí

La Aduana Nacional de Bolivia acreditó a Imcruz como un Operador Económico Autorizado (OEA), convirtiéndose en la primera automotora que recibe esta certificación. Pocas compañías en Bolivia obtienen este status, que reafirma la confiabilidad de las empresas tanto para sus asociados como para la autoridad aduanera y agiliza los procesos de importación de productos.

Cabe explicar que el OEA es un operador de comercio exterior, que puede ser importador, exportador, agencia despachante y transportador. Este proceso está regulado por la legislación aduanera, cuya certificación es otorgada por la Aduana Nacional, tras un proceso de verificación del cumplimiento de requisitos y obligaciones, que garantizan que sus operaciones son seguras y confiables. Entre los beneficios, cuentan con procesos exclusivos que permiten la simplificación y agilización del despacho aduanero.

Para el gerente Nacional de Operaciones y Logística de la concesionaria, Daniel Vargas, este logro trae grandes beneficios para la empresa y sus clientes, ya que los requerimientos de unidades serán atendidos en periodos cada vez más rápidos.  

Venimos trabajando dos años en el proceso de validación de OEA y lo hemos conseguido. Hoy somos la primera automotora de Bolivia que cuenta con este certificado, esto nos lleva a otro nivel de trabajo con la Aduana Nacional de Bolivia, al reafirmar la seguridad y confianza que brindamos como importadores. Este beneficio abarca también a otras aduanas internacionales”, señaló Vargas.

El compromiso con la seguridad de la cadena logística fue uno de los factores que validó a Imcruz como operador confiable, lo que permitirá desarrollar su comercio exterior.

“Somos una de las pocas compañías en América del Sur que tienen toda la cadena de suministro certificada en OEA, es decir, que nuestros proveedores de servicio también son operadores OEA”, añadió el ejecutivo.