Escucha esta nota aquí

Argentina espera superar sus "duras" diferencias con el Grupo de acreedores Ad Hoc, que le planteó modificar los términos legales de la emisión de bonos en medio de las negociaciones para un canje de deuda, dijo este martes el ministro de Economía, Martín Guzmán.

"Seguimos abiertos a la discusión y esperamos lograr un buen acuerdo, en el mejor interés de todos", afirmó Guzmán en una conferencia virtual organizada por el Consejo de las Américas.

El jueves pasado, a 24 horas de vencer el plazo para adherir al canje de deuda, ese grupo declaró que ante "el fracaso" de las negociaciones evalúa reclamar su pago ante los tribunales de Nueva York.

Sin embargo, las negociaciones continúan y Argentina extendió nuevamente el plazo para que los acreedores se pronuncien sobre la oferta oficial, hasta el 24 de julio. 

"Lo que produjo una falta de entendimiento fueron los términos legales que Ad Hoc sugirió para la reestructuración" de unos 66.000 millones de dólares en bonos emitidos bajo ley extranjera, señaló Guzmán.

Según el ministro, este grupo de acreedores en el cual se encuentra el poderoso fondo de inversión Blackrock, pidió retirar las cláusulas de acción colectiva de los bonos emitidos más recientemente para equipararlas con las de los títulos de una anterior reestructuración hecha entre 2005 y 2010.

Las cláusulas de acción colectiva establecen el porcentaje de bonistas que deben estar de acuerdo para una reestructuración de deuda. En el caso de los títulos de 2005 y 2010 se eleva a 75%, pero en los emitidos a partir de 2016 es de entre 60% y 65%.

Argentina tomó esa precaución después de que perdió en 2014 en los tribunales de Nueva York una demanda de fondos especulativos a los que finalmente tuvo que cancelar más de 9.000 millones de dólares.

"Esos términos legales son fundamentalmente los progresos que se hicieron en los años recientes" y cambiarlos es "algo con lo que Argentina no se puede comprometer", enfatizó el ministro.

Argentina solo cumplirá "con los términos contractuales que reciban el aval del G20, del FMI y de la comunidad internacional", añadió.

Argentina se encuentra en recesión desde 2018, con alta inflación (más de 50% anual) y aumento de la pobreza (35% de la población), y se estima que su economía sufrirá aún más este año por el impacto de la pandemia de coronavirus.