Escucha esta nota aquí

Los nueve futbolistas colombianos que fueron estafados y abandonados por un supuesto directivo del club Bata de Cochabamba retornaron el domingo a su país después de padecer durante aproximadamente cuatro meses en la capital cochabambina, pues incluso ocho de ellos fueron aislados en un  hospital local porque se contagiaron con el Covid-19.

De esa manera, estos jóvenes deportistas terminaron con un calvario, que sin la ayuda del párroco de Quillacollo, el boliviano David Cardozo, la pudieron pasar peor.

El bondadoso sacerdote les dio cobijo cuando el falso dirigente desapareció y no cumplió con la promesa que les hiciera en Colombia. Fue, además, el que tramitó para que los enfermos sean atendidos con urgencia en el hospital del Sur de Cochabamba y de gestionar, ante la embajada de Colombia, el retorno a ese país en un vuelo humanitario.

Esta triste historia trascendió en Bolivia por la forma en que estos futbolistas fueron engañados por el falso dirigente que les pidió entre 500 y 1000 dólares para venir al país y jugar en la Primera A de la  Asociación de Fútbol de Cochabamba, algo que jamás ocurrió. (23 JUN 2020)