Escucha esta nota aquí

Partiendo de las cifras recabadas por las brigadas médicas en el rastrillaje del sábado en alrededor de 10 unidades vecinales de los distritos 7 y 8 (Villa Primero de Mayo y del Plan 3.000) donde, en un día, encontraron 15.403 casos sospechosos de coronavirus, expertos están conscientes de que son un parámetro para suponer que el contagio es exponencial en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Estos dígitos igualaron de golpe los 15.067 casos positivos de Covid-19 acumulados hasta el lunes en el departamento de Santa Cruz a lo largo de los 100 días de la llegada de la pandemia al país.

Estas cifras se elevarán conforme se vayan conociendo los resultados del rastrillaje en las visitas programadas a cinco UV de cada uno de los 12 distritos urbanos.

En el rastreo parcial en los distritos 7 y 8 también se detectaron 130 pacientes positivos (confirmados por laboratorio). Si se hacen números tomando en cuenta que la ciudad capital cuenta con más de 375 UV, dicha cantidad puede crecer también de forma exponencial.

Sin embargo, fuentes consultadas señalan que este sondeo, sin la aplicación de pruebas de PCR o pruebas rápidas, provoca un sesgo epidemiológico porque solo se está testeando a personas clínicamente sintomáticas y no se está contando a las portadoras asintomáticas.

La alcaldesa interina, Angélica Sosa, dijo el domingo que se continuará con el rastrillaje por los distritos, siendo este diagnóstico clínico el único método viable por el momento para defender a los vecinos de la enfermedad, debido a que no hay disponibles pruebas de PCR o test rápidos.

“Hay un sesgo en lo que se llama la vigilancia epidemiológica. Los que manejamos la salud pública estamos haciendo una vigilancia epidemiológica activa, siguiendo un protocolo adecuado. Si usted me dice que en un rastrillaje han encontrado sospechosos, no sabemos si esos sospechosos han sido sometidos a pruebas rápidas o solo a la forma clínica. Ese es el sesgo que nuestra pobreza nos está haciendo vivir y los datos pueden ser mentirosos”, manifestó Cleto Cáceres, epidemiólogo y presidente del Colegio Médico de Bolivia.

El presidente de los médicos de Bolivia recomendó a las autoridades a cargo de las brigadas registrar los casos sospechosos e inmediatamente iniciar el tratamiento, con tres líneas farmacológicas: su antigripal, su antiinflamatorio y su antibiótico, mientras se espera por los resultados de las pruebas.

“Si se le empieza a dar ese tratamiento al paciente, aunque se sienta bien, el virus pasará en el organismo de la persona como si fuera un resfrío y no necesitará de terapia intensiva. Sino, estaríamos dejando que la enfermedad evolucione. Esta patología no debería llegar a terapia intensiva, ni siquiera al tercer nivel. Debería curarse en el primero y segundo nivel”, añadió.

Cáceres indicó que incluso la tasa de crecimiento de los casos Covid-19 positivos no reflejan la realidad, por el hecho de que las muestras se acumulan en los laboratorios.

“Por ejemplo, si alguien va en estos momentos a Cenetrop, se encontrará con unas 600 a 1.000 pruebas sin analizar; están reposando porque no hay el personal necesario para examinarlas. Si mañana el trabajo se hiciera en dos turnos, esas 1.000 pruebas saldrían y los números se inflarían al día siguiente”, ilustró.

La aplicación de las pruebas PCR o las rápidas ayudarían a identificar a los asintomáticos positivos, que serían ideales para donar plasma a los enfermos graves, a decir del presidente de los médicos. Este agregó que aislando a estas personas durante las tres semanas necesarias, al dar negativo, transmitirán inmunidad de rebaño.

Ahora, un positivo contagia a cuatro

Wilfredo Anzoátegui, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, manifestó que el rastrillaje ha 'jocheado' el avispero y está confirmando que los positivos están contagiando a toda su familia en el encierro domiciliar y lo que queda es actuar en consecuencia.

“Con el rastrillaje estamos yendo a confirmar que nuestros pacientes se encuentran en los domicilios contagiando a toda la familia. Cada positivo que está en su casa está contagiando a cuatro personas. Ya no es como hace algunas semanas que uno contagiaba a 1,2 ciudadanos”, lamentó Anzoátegui.

El representante de los galenos cruceños, basado en el rastrillaje y en los estudios realizados, estima que actualmente unos 20.000 pacientes positivos están deambulando por las calles de Santa Cruz.

Pese a la gravedad del asunto, se ha mostrado propositivo y reveló que, en vez de criticarse entre sí, las autoridades se han comprometido a impedir que la pandemia se les salga de las manos.

En ese sentido, han inspeccionado todos los centros de salud de la capital con el afán de hacerlos funcionales dotando de los equipos y coordinando con las direcciones de estos recintos la fluidez de las internaciones, y las altas médicas para dar cabida a la mayor cantidad de pacientes que necesitan atención hospitalaria.

“Por el ejemplo, en el San Juan de Dios se está trasladando a la gente en recuperación a centros para pacientes leves para que desocupen camas del tercer nivel. No había quién se preocupe por la coordinación para llevar a los pacientes recuperados a centros donde simplemente necesitan observación. Ahora, lo estamos haciendo con el director del Sedes, con el responsable del sistema de ambulancias y los directores de los hospitales”, dijo Anzoátegui.

Dirigente crítico

Para Omar Rivera, presidente de una de las Fejuve departamentales, las autoridades municipales no están haciendo un trabajo honesto, divulgando el registro de 15.000 sospechosos de Covid-19 sin hacer pruebas.

“Encuentran posibles infectados, pero qué solución les están dando. Absolutamente nada. Hemos pedido públicamente que las brigadas lleguen con médicos que los chequeen, que les den fármacos, que dejen en sus casas barbijos, alcohol en gel, porque las autoridades tienen presupuesto para eso, tienen donaciones nacionales e internacionales”, expresó Rivera.

No hay pruebas PCR ni rápidas

La alcaldesa Angélica Sosa manifestó que en este rastrillaje domiciliario se ha encontrado personas fallecidas y otras enfermas, por lo que las brigadas seguirán llegando a las casas con un galeno y sus respectivos sets de medicamentos.

"Estamos en un momento muy difícil… Quiero decirle al país y a Santa Cruz que no hay pruebas, nunca llegaron. Tenemos que confiar en los médicos generales y en el diagnóstico clínico. Defendámonos con este diagnóstico y combatamos en la etapa precoz. Cuando la enfermedad pasa de la primera etapa, necesita una cama”, advirtió Sosa.