Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, presentó casos en los que las fuerzas antidroga se incautaron de droga y explosivos, y por ese motivo denunció que hay un “golpe de estado” en proceso en el país y apuntó al expresidente Evo Morales y el candidato del MAS Luis Arce, que apuestan a la desestabilización a través de un proceso narcoterrorista que busca muertos.

En conferencia de prensa, el ministro informó que en los últimos días, la fuerza antidroga secuestró más de 107 kilos de droga. Entre esos operativos mencionó uno denominado “dinamita”, en el que personal de la FELCN secuestró 480 unidades de dinamita, 1.100 unidades de detonadores, diez rollos de mecha y 22,4 kilos de marihuana.

“Por eso es que no me canso de decir que estamos frente al narcoterrorismo. Es la mezcla de los que hacen narcotráfico con terrorismo”, manifestó. Murillo mencionó que fue aprehendida una mujer, y denunció que “utilizan a gente de condición muy humilde. Me pregunto qué hacía con droga y con dinamita. No era para pescar, sino para cometer atentados terroristas”, ironizó.

Con estos argumentos, volvió a denunciar de que hay un golpe de Estado en puertas y que el MAS busca desestabilizar el país. “No nos vamos a cansar de decirlo. Mientras nosotros intentamos salvar vidas, ellos buscan generar muertos”.

Insistió en que el expresidente Evo Morales, y su candidato Luis Arce, “buscan que haya muertos con el mismo mecanismo que utilizaban entre 1999 al 2005 en Chapare. Provocaban a las fuerzas especiales, y luego velaban a sus difuntos en la carretera. Decían que los asesinaron. De esa forma Morales generaba odio y convulsión. Lo mismo quiere ahora”.

La autoridad alertó que el Gobierno tiene a sus sistemas de inteligencia alertados al máximo, y utiliza la disuasión para que Morales no logre ese objetivo. “En noviembre buscaron muertes. No les dimos gusto, ellos mataron a su propia gente”.