Escucha esta nota aquí

En los Estados Unidos, varios bancos dedicados a personas de la comunidad negra han experimentado en los últimos días su cuarto de hora de fama, registrando subidas exponenciales en el mercado de valores. Detrás del éxito, el movimiento Black Lives Matter.

El precio de Broadway Financial, un banco con sede en Los Ángeles, subió un 95%, mientras que el precio del Carver Bank, una de las instituciones financieras negras más venerables, fundada en Harlem, Nueva York, en los años 40, subió un 850%. El viernes, día que conmemora la esclavitud, el Nasdaq tuvo que suspender estos valores porque su precio subía demasiado rápido, mucho más allá de los límites permitidos en Wall Street. El auge continuó en el comercio electrónico. Se trataba de la respuesta a una moda muy política. Los especuladores respondieron al eslogan "compra negro", "buy black", lanzado en las redes sociales con motivo de este día de conmemoración. Con el impulso creado por el movimiento Black Lives Matter, este llamado ha sido ampliamente escuchado.

¿Esta euforia bursátil está justificada y es sostenible?

Los analistas prevén una rápida disminución de los precios de las acciones. La acción del Carver Bank, por ejemplo, que subió de 2 a 12 dólares en sólo unos días la semana pasada, ya ha caído en el rango de los 8 dólares. Este frenesí del mercado alcista es un fenómeno temporal, y no siempre refleja los fundamentos de estas empresas. Así pues, el Carver Bank está mostrando un rendimiento financiero deficiente, sus ganancias son negativas y ha venido sufriendo una fuerte erosión en el volumen de los depósitos desde 2016. La opinión más crítica es que esta espectacular subida es una manipulación del mercado y no beneficiará a estas empresas ni a sus clientes, sino a los comerciantes, en su mayoría blancos, cuyo trabajo es ganar dinero aprovechando al máximo los movimientos del mercado de valores.

Bancos comunitarios

Hay muy pocos de ellos, unos 20 en todo Estados Unidos. Fueron creados por los negros para los negros. Y siguen desempeñando un papel fundamental en el acceso al crédito de los afroamericanos, cuyas solicitudes siguen siendo rechazadas con demasiada frecuencia por los grandes bancos estadounidenses. Según una encuesta realizada en 2018 en unas 60 ciudades importantes, los afroamericanos son rechazados más a menudo para obtener créditos que los blancos. Los que quieren iniciar un negocio tienen el doble de probabilidades de ser rechazados que los blancos, según los datos publicados por la Reserva Federal. Parte de la razón de ello es el nivel de pobreza de los negros, que hace que les resulte más difícil cumplir los estrictos requisitos de crédito para los préstamos. También se debe a un racismo desenfrenado. Los principales bancos de EE.UU. ya han pagado millones de dólares a los clientes negros que han presentado denuncias de discriminación racial.

Paliar la crisis

Debido a Covid-19, OneUnited, uno de los más grandes de ellos, ha visto decenas de miles de nuevos clientes en un mes, afroamericanos con cuentas de salud astronómicas que pagar o simplemente necesitando dinero fresco para mantenerse al día con la crisis y ahora es el movimiento generado por el asesinato de George Floyd el que está empujando a los afroamericanos a preferir los bancos comunitarios.