Escucha esta nota aquí

La Fiscalía considera que el exministro de Salud Marcelo Navajas, direccionó y también se debía beneficiar de un monto económico producto del sobreprecio en la compra de los 170 respiradores españoles para atender la crisis del coronavirus.

“Se direccionó la compra sin tener respaldo técnico, eso lo hace responsable al exministro de Salud y suponemos que también se tendría que haber beneficiado con algún monto económico”, dijo en conferencia de prensa el investigador asignado al caso, Omar Mejillones.

Los datos indican que se realizó un pago adelantado de 250.000 dólares antes de finalizado el proceso de contratación. Eso, según el Ministerio Público, confirma que el proceso de contratación para la compra de los 170 respiradores estaba viciado.

El fiscal explicó también que, evidentemente, “existe un sobreprecio porque el dueño de GPA Innova ha señalado que ha vendido todo el kit en 6.600 euros (7.429 dólares), un ventilador pulmonar básico, y la factura que el ministro Navajas ha presentado asciende a 28.080 dólares por equipo”.

Ratificó, además, que se planteó una apelación a la detención domiciliaria que recibió Navajas, que, tras descompensarse y ser internado en una clínica, no retornó al penal de San Pedro en La Paz donde debía, inicialmente, cumplir arresto preventivo por tres meses.

Finalmente, explicó la forma en la que presuntamente se causó el sobreprecio. “Si ha venido el ventilador pulmonar más su kit a 6.600 euros (7.429 dólares), lo que ellos han hecho es desmantelar los kits, poner a cada kit un precio, para que alcance a los 28.080 dólares y ese es el monto que se hubiera facturado, sin embargo, el kit de acuerdo al contrato que se tiene, es uno solo”, dijo.