Escucha esta nota aquí

"Algunas bestias", un filme de suspense protagonizado por Alfredo Castro y Paulina García, que el coronavirus ha impedido estrenar en Chile, se proyectará desde este viernes en una España que reabre sus salas de cine tras controlar los contagios.

Dirigida por Jorge Riquelme, ganador del Premio Nuevos Directores por esta película en el pasado Festival de San Sebastián, la cinta debutará en salas este viernes en España, país fuertemente golpeado por el Covid-19. "Me parece simbólicamente muy lindo que se estrene en España", indicó Alfredo Castro, polifacético actor de 67 años con gran trayectoria en teatro y cine en Chile y varios países latinoamericanos, al responder un cuestionario enviado por la AFP.

"En Chile nos queda mucho tiempo todavía" para superar la pandemia, admite Castro, quien confiesa estar viviendo con "mucho temor y miedo" la cuarentena en su país, donde "la explosión de fallecidos y contagiados es enorme". Chile, uno de los países más afectados por la pandemia en América Latina, superó esta semana los 246.000 casos notificados y los 7.000 fallecidos.

"Hay muchas ganas de conocer la película" en Chile, "pero siento que la salud pública está por encima de cualquier otro aspecto", dice Jorge Riquelme sobre la postergación hasta nuevo aviso del estreno en su país, previsto en un primer momento para mayo pasado. "Ya llegará el día en que podamos ver 'Algunas bestias' y compartirla con la gente de Chile", confía el realizador.

"Metáfora" de Chile

En la pantalla, Alfredo Castro encarna a Antonio, el patriarca de una familia que llega junto con su esposa Dolores (Paulina García) a una isla deshabitada del sur de Chile en invierno, invitados por su hija, su yerno y los dos hijos de la pareja, quienes buscan instalar allí un albergue turístico. Al poco tiempo, la persona que los transportó desaparece y deja a la familia atrapada en la isla, donde la difícil convivencia en una envejecida casa hará surgir a las "bestias" que sus miembros esconden dentro.

Para Castro, la cinta puede verse como una "metáfora de lo que es Chile".
"Es un país prácticamente aislado, por razones geográficas, es una 'isla' con poco contacto con el mundo, (...) es un país cuya mentalidad y el funcionamiento de las personas es propio de gente que vive en una isla, con relaciones también muy endógenas, muy promiscuas", señala el protagonista de "Desde allá", ganadora del León de Oro en la Mostra de Venecia en 2015. Meterse en la piel de Antonio fue "difícil", confiesa Castro, por tratarse de un personaje con "un sentido del humor de una burguesía venida a menos, empobrecida", que se muestra "clasista, xenófobo, racista, seguramente homofóbico, de ultraderecha".

Para él, el momento más complicado de los diez días de rodaje llegó al grabar con la joven actriz Consuelo Carreño la impactante escena cumbre, que el propio actor reconoce que puede ser "incómoda" para algunos espectadores.
"Es una familia con sus cimientos podridos que esconde una herida terrible y dolorosa, que es reflejo de lo que pasa en Chile y en el mundo entero. Falta correr esa alfombra y ver lo que no queremos ver", apunta Jorge Riquelme. "La película obliga al espectador a enfrentarse a sus propios demonios y experimentar en carne propia lo que viven las víctimas y hacerlos reflexionar", señala. "Como cineasta lo que busco es que cada película tenga la capacidad de remover sentimientos", agrega el director.