Escucha esta nota aquí

“Queremos que nos paguen”. Esa fue la consigna lanzada este miércoles por un grupo de empresarios de la construcción que llegó hasta la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz) para exigir los desembolsos por diversos proyectos de infraestructuras entregados a las comunas cruceñas.

 A escala nacional, los diferentes niveles de Gobierno (central, municipal y departamental) acumulan una deuda con el sector de la construcción por más de Bs 2.500 millones.

La situación se agravó por la emergencia sanitaria que vive el país por la presencia del coronavirus. Al igual que el resto de las actividades, la construcción paró, pero no sus obligaciones con trabajadores y proveedores.

“Todos nos presionan, nuestra gente (trabajadores) y los proveedores. Incluso, hay planillas que no fueron pagadas desde hace un año”, aseguró Ruddy Granados, vocero de la Asociación Departamental de Constructoras de Santa Cruz (Adeconst-Sc), que agrupa a las pequeñas y medianas empresas del sector.

“A mí me deben más de un millón de bolivianos por un proyecto del Fondo Indígena que entregué en Cuatro Cañadas”, agregó Hugo Soliz, pequeño constructor y miembro de esta asociación.

Adeconst-Sc calcula que en todo el departamento las deudas de los municipios ascienden a Bs 309 millones

Moisés Salces, presidente de Amdecruz, reconoció que existen varios proyectos impagos. La mayoría de ellos corresponden a obras financiadas por la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), o por el programa  Bolivia cambia Evo cumple, e infraestructura canalizada por el Fondo de Desarrollo Indígena (FDI).

En total, según Salces, existen cerca de 500 proyectos impagos, tanto por el UPRE y FDI, debido a que el desembolso de los recursos, que llegan del nivel central fueron irregulares desde noviembre del 2019.

“Incluso hay varios alcaldes con demandas por la falta de estos desembolsos”, sostuvo.

Empero, Salces dejó en claro que los municipios tienen la intención de pagar y, de hecho, han realizado varios reclamos ante el Gobierno central para que se liberen estos recursos.

No todo es malo, Salces detalló que junto con el Ejecutivo acordaron realizar mesas de trabajo para analizar el desembolso de planillas. Existe el compromiso del Estado de pagar las obras que tengan } avance de entre el 50% y el 90%.


Las formas de como se realizarán estos desembolsos se definirán el próximo lunes.

“Se firmó un acta cuando los alcaldes estuvimos en La Paz para agilizar estos pagos. Están avanzando por departamento y el próximo lunes corresponde a Santa Cruz”, dijo.

Deuda millonaria

Javier Arze, gerente general de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), señaló que hasta el momento no se pudo avanzar en el pago de la deuda estatal en sus tres niveles, que asciende a más de Bs 2.500 millones.

“La deuda viene desde julio y agosto del año pasado. En su momento el Gobierno del MAS justificó la demora en los desembolsos a la desaceleración económica. Ellos dejaron de pagar, por ejemplo el UPRE está quebrando empresas”, aseguró.

A escala nacional, según Arze, existen 2.500 empresas con serios problemas por la deuda generada por el Estado.

Solo en Santa Cruz hay 250 empresas afectadas. No existe justificativos para no cumplir los contratos”, sostuvo.

Detalló que  algunas empresas extranjeras, en especial chinas, no han pagado desde hace un año a sus trabajadores a los que, incluso, han maltratado.

En esa línea, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Construcción, Jesú Ayaviri, detalló que existen trabajadores que desde el mes de enero no reciben el pago de sus salarios.

El problema de la falta de pago de los proyectos estatales, dijo, pone en peligro la estabilidad de 480.000 fuentes de trabajo directa, sin contar que el sector de la construcción genera cerca de un millón de empleos de forma indirecta.