Escucha esta nota aquí

La Gobernación de Beni centra el foco de atención en la lucha contra el Covid-19 en las provincias. Cuatro de las ocho necesitan mayor contención del virus. Cercado, Vaca Díez, Mamoré y Ballivián son las que más sufren por la pandemia. Después de Santa Cruz, la población beniana es la más golpeada por el coronavirus.

El coronel Cristhian Cámara, director del Comité de Operaciones Emergencia Departamental (COED) de Beni, afirmó que se está trabajando en el plan de acción de desastre sanitario diseñado por la Gobernación. Se realizan fumigaciones en los municipios, visitas puerta a puerta y se recurre al uso de la medicina científica y natural.

En Trinidad se constató que los encapsulamientos (hubo tres) no fueron efectivos porque la gente salió a las calles en busca de recursos económicos y de alimentos, situación que causó una mayor explosión de casos positivos y de fallecidos, según Cámara.

“El 75% de la población es trabajadora independiente y tenerlos encerrados no fue bueno, porque ellos necesitan alimentarse y en ese afán salieron a contagiarse”, aseguró. 

El jefe del COED beniano ve con optimismo el comportamiento de la pandemia en la capital, ya que los centros hospitalarios están con menos pacientes. No existe la saturación de meses atrás. “Yo salí de mi aislamiento hace cinco días en el centro San Antonio, era el único”, señaló.

Actualmente la atención está en el municipio de San Ramón (67 casos oficiales) donde se envió personal sanitario, medicina y se ordenó la fumigación de las calles. La próxima acción será en la provincia Vaca Díez (Riberalta y Guayaramerín), para posteriormente atender las poblaciones de San Borja, Rurrenabaque y Santa Rosa (provincia Ballivián).

Hasta ayer, Beni reportó 3.785 casos confirmados, 199 decesos y 73 recuperados. Trinidad, con 2.829 positivos, es la más afectada.