Escucha esta nota aquí

Los efectos de la pandemia  comienzan a sentirse en la balanza comercial de Bolivia. Luego de un primer trimestre con un leve saldo a favor, el país registró dos meses continuos de déficit, según datos actualizados del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre los meses de enero y marzo el país registró una balanza comercial positiva de $us 76,2 millones. El dato fue visto como favorable, era la primera vez, luego de cinco años seguidos de cifras negativas, que el comercio exterior registraba cifras alentadoras.

Sin embargo, la senda positiva duró poco. En abril, según las estadísticas oficiales, la balanza comercial del país tuvo un saldo negativo de $us 57 millones. El resultado en contra se explica por el incremento de las importaciones y caída de las exportaciones en ese periodo.

Por ejemplo, las adquisiciones externas del país, en este mes, fueron de $us 295,24 millones. Mientras que las ventas al mercado global del país tuvieron un valor de $us 238,24 millones.

El panorama no cambió en mayo. En el quinto mes del año, los resultados de la balanza comercial siguieron una tendencia negativa; dejando un saldo de menos $us 45,25 millones. Nuevamente las importaciones fueron mayores a las exportaciones.

Las compras del mercado externo alcanzaron la cifra de $us 371 millones, mientras que las ventas de productos nacionales tuvieron un valor de $us 325,83 millones.

Revisando los datos del INE se evidencia que aumentó la compra externa de bebidas y alimentos hasta un 10% de enero-abril de 2020 con respecto al mismo periodo de 2019. Mientras que los mayores montos en importación obedecen a los suministros industriales y bienes de capital, lo que muestra que la industria se reactiva.

Los economistas y sectores empresariales, ya habían alertado que, después del primer trimestre, el país comenzaría a sentir los efectos del coronavirus en la economía.

Las arcas del Estado boliviano tiene gran dependencia por las exportaciones de los productos como el gas natural y los minerales, que representa hasta el 81% de las ventas que realiza el país en el exterior.