Escucha esta nota aquí

El fútbol nacional pierde a otro personaje. Jorge ‘Cajeta’ Justiniano no pudo contra el coronavirus, enfermedad que acabó con su vida este miércoles. Según Joaquín ‘Minina’ Ardaya, quien lo conoció muy de cerca porque ambos trabajaron durante mucho tiempo en la Academia Tahuichi Aguilera, jugó en Santa Cruz solo en dos equipos: Oriente Petrolero y Destroyers. Este último, el cuadro de sus amores al que incluso llegó a dirigir a finales de los años 60 del siglo pasado.

En Oriente Petrolero tuvo un paso destacado. Se erigió en una referencia del equipo verdolaga y del fútbol cruceño en la década de los años sesenta.

“Era una defensor de marca recia y líder en su puesto. Hizo historia en el fútbol cruceño. Era un tipo dicharachero y buen amigo”, evocó Miguel Ángel ‘Choco’ Antelo, ex jugador y ex presidente de Oriente Petrolero, que lo conoció como jugador y con quien tuvo varias anécdotas.

Tras su retiro como futbolista y antes del Mundial de 1978, Justiniano se graduó en Buenos Aires como Director Técnico del Instituto de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), que por ser un alumno destacado le permitió colaborar al cuerpo técnico de César Menotti, DT  en el seleccionado argentino que fue campeón del Mundial de 1978.

‘Cajeta’ Justiniano dirigió a Guabirá, Real Santa Cruz, Blooming, Destroyers y Oriente Petrolero. En 1987 condujo al equipo refinero que tenía  a Víctor Hugo ‘Tucho’ Antelo, Óscar Ramírez y Arturo García en el ataque, un trío temible y que un año después hizo historia en el equipo albiverde que llegó a cuartos de final de la Copa Libertadores.

En otra etapa de su carrera, Jorge Justiniano dirigió equipos de la Academia Tahuichi, dada su amistad con Roly Aguilera, fundador de este centro de formación de jugadores. Participó de los grandes logros de la Tahuichi, especialmente el Sudamericano de Lima en 1986 y las presencias en el Mundial de China en 1986 y Mundial de Canadá en 1987.

En 1996 fue entrenador del equipo Tahuichi que participó en el primer Mundialto Paz y Unidad sub-15.

 «Gracias por todo lo que hizo conmigo, por su dedicación de hacerme cumplir mi sueño de ser futbolista profesional», declaró Marco Etcheverry, ícono de la Tahuichi y del fútbol boliviano.

Como todo hombre de aventura y de asumir retos, Justiniano radicó durante una década en Estados Unidos. En Virginia trabajó en una escuela de fútbol. Regresó al país en el 2013 y un año después trabajó con reclusos de Palmasola dado su vínculo laboral con la Gobernación, que tiempo después lo derivó al Centro de Reintegración Nueva Vida Santa Cruz (Cenvicruz), donde ayudó a muchos jóvenes. 

“Lo llevaremos siempre en nuestros corazones”, escribió Juan Carlos 'Conejo' Arce, capitán de Bolívar, en su cuenta del Facebook. (24 JUN 2020)