Escucha esta nota aquí

Las gafas inteligentes (Smart Glass) dominan los avances tecnológicos portátiles junto a collares para perros capaces de mostrar el ánimo de las mascotas o materiales que impermeabilizan un teléfono móvil, según las últimas tendencias mostradas en Tokio.

La primera edición de la Wearable Expo (feria de la tecnología portátil) que arrancó en la capital nipona hace hincapié en el uso profesional de las "smart glass", que va desde su empleo como medio de comunicación empresarial, hasta su aplicación en procesos quirúrgicos.

Esta es una de las utilidades que la nipona Brother tuvo en mente para diseñar su modelo monocular WD-200S, "capaz de conectarse a instrumental médico para mostrar imágenes en 3D durante operaciones, así como ecografías o radiografías durante otras intervenciones", explica a Efe un representante de la compañía.

El dispositivo también permite el uso de video en tiempo real, para eliminar, por ejemplo, puntos muertos durante el uso de maquinaria pesada en campos como el de la construcción.

Comunicación instantánea
La compañía Muratec optó por desarrollar unas gafas similares con otro propósito, el de permitir la comunicación instantánea entre sus trabajadores desde cualquier punto del territorio nipón y las instalaciones centrales de su empresa.

"Este sistema fue concebido originalmente para uso interno, pero creemos que puede haber otras compañías interesadas en adoptar un sistema similar", dice un portavoz.

Cada unidad está conectada con un ordenador central que gestiona las comunicaciones y es capaz de transmitir fotografías directamente sin necesidad de utilizar un dispositivo intermedio como un ordenador o un teléfono móvil, explica.

Con un planteamiento más enfocado al ámbito doméstico, la también japonesa Anicall desarrolló un collar ideado para mascotas que permite conocer el estado de salud de los animales y localizarlos con una sencilla aplicación para smartphones.

A través de sensores de temperatura, humedad y presión, los propietarios pueden saber cuáles son las condiciones de sus compañeros, saber con qué otras mascotas portadoras del artefacto han interactuado, e incluso localizarlos en caso de pérdida.

La investigación en el campo de los materiales también tiene su hueco en la feria, que entre sus expositores deja ver, por ejemplo, lo último en protección contra líquidos corrosivos y factores ambientales, como los que desarrolla la estadounidense HZO, que permiten sumergir un dispositivo sin que sufra daños