Escucha esta nota aquí

El campeón Universal de la WWE, Roman Reigns, reveló el lunes que abandona temporalmente el cuadrilátero tras que le detectaran el regreso de leucemia a su organismo. La confesión se realizó luego de un fin de semana en que se hizo evidente su ausencia a los eventos organizados por la compañía. 

Reigns se subió al ring  portando su cinturón y sin su traje de combate (su clásico chaleco) y anunció que renunciaba al título Universal de la WWE debido al diagnóstico médico que recibió y debe afrontar los tratamientos correspondientes. 

"No les voy a mentir necesitaré cada oración que me puedan dedicar. No busco su compasión ni que se sientan mal por mí, porque tengo fe", dijo Reigns ante un público emocionado.

El luchador ya había sufrido leucemia hace 11 años, pero la enfermedad fue controlada y supuestamente erradicada, pero finalmente este mal regresó a su cuerpo.