Escucha esta nota aquí

Son momentos difíciles para la cultura. La prohibición de realizar actividades públicas afecta de manera directa a los escenarios culturales y artísticos que, por lo visto en otras partes del mundo, será uno de los últimos sectores en reactivarse. Hasta el momento, no cuenta con un plan de salvataje como sí han tenido otros sectores y su continuidad se supedita a la capacidad de reinvención que puedan tener.

Ante este panorama, un grupo de 14 poetas y cuentistas nacionales han aportado con su creatividad solidaria para apoyar al Centro Cultural Casa Melchor Pinto. Las letras, surgidas desde el cariño profundo que tienen a este espacio cultural, serán el vehículo para generar la ayuda económica que permita sostenerse a Casa Melchor Pinto.

Silvia Rózsa, inquieta escritora que impulsó la colaboración, describe el ‘compendio digital unidos por la Casa Melchor Pinto’ como la contribución de artistas para ayudar a un espacio artístico que es “referencia del movimiento cultural en el país”. El documento digital de 50 páginas contiene poesía, cuentos y microcuentos que los 14 escritores participantes han aportado.

El compendio cuenta con textos de Alejandra Barbery, Eliana Soza, Gigia Talarico, Homero Carvalho Oliva, Jackeline Rojas, Jorge Barriga, Lucía Carvalho, Marcia Batista-Ramos, María Claudia Ardaya, Sandra Concepción Velasco, Sergi Revert, Silvia Rózsa, Stéphania Hinojosa y Ramiro Jordán. Además, rinde un homenaje al Jorge Rózsa Obermayer, gran pintor nacido en Hungría que vivió muchos años en nuestro país y formó a grandes artistas.

“He aquí el ramillete de creaciones integradas, de escritores unidos por la fe en el ser humano, en el anhelo de creer y de crear un mundo posible ajeno a los egoísmos, los regionalismos, los intereses mezquinos de grupos o de políticas que no comprenden el valor de forjar y nutrir la rica literatura boliviana, he aquí la magia pura, simple y gigante del Colectivo poético”. Con estas palabras, la escritora Jackeline Rojas Heredia resume el valor del compendio literario que nace del corazón agradecido de los escritores.

El libro, diseñado por María Claudia Ardaya, puede ser adquirido de manera virtual mediante una donación voluntaria en favor de Casa Melchor Pinto tal y como se promueve en las redes sociales del centro cultural y de los diversos artistas involucrados.