Escucha esta nota aquí

España, Irlanda y Luxemburgo oficializaron este jueves sus respectivos candidatos para liderar el grupo de ministros de Finanzas del euro, con la española Nadia Calviño como favorita en pleno diseño del plan de recuperación poscoronavirus.


"He presentado mi candidatura para presidir el Eurogrupo con la voluntad de seguir trabajando por una zona euro fuerte y próspera", tuiteó a primera hora de la mañana la también vicepresidenta del Gobierno español, de 51 años.


Poco antes de expirar el plazo, los ministros de Finanzas de Luxemburgo, el liberal Pierre Gramegna, y de Irlanda, Paschal Donohoe (conservador), también anunciaron sus candidaturas a la sucesión del portugués Mário Centeno.


La elección tendrá lugar el 9 de julio en el marco de una reunión del Eurogrupo, y el primero que consiga el apoyo de 10 de los 19 ministros será su nuevo presidente y el encargado de dar un nuevo impulso a este organismo que perdió peso bajo el mandato de Centeno.


"Calviño es la favorita, pero nunca tendrá una gran mayoría", dijo un diplomático europeo, asegurando que la española "tiene muchas cualidades, pero ser simpática no es una de ellas". "Tendrá que luchar por esos 10 votos", apuntó.


Según el diario The Irish Times, Donohoe, que podría continuar al frente de Finanzas en el gobierno de coalición actualmente en negociación, aparecería como "un candidato de compromiso", en un contexto de división entre países del Norte y del Sur.


Las naciones del norte, lideradas por Países Bajos, mantienen de hecho un pulso con los países del sur, encabezados por España e Italia, sobre el multimillonario plan de recuperación de la Comisión Europea para salir de la profunda recesión en 2020.


"Los desafíos trascendentales de hoy requieren consenso y compromiso entre todos los miembros de la zona euro -pequeños o grandes, de norte a sur y de este a oeste-", tuiteó por su parte Gramegna, al defender su candidatura.

Primera mujer 

Elegido por dos años y medio, el jefe del Eurogrupo preside las reuniones mensuales de los 19 ministros de Finanzas del euro, organismo cuyo objetivo principal es la coordinación de las políticas económicas nacionales.


Si Calviño, ex alta funcionaria europea con un perfil tecnocrático y reputación moderada en el gobierno de coalición de izquierdas, se alza con el puesto, se convertiría en la primera mujer y en la primera española en ocuparlo.


En julio de 2015, España ya intentó hacerse con la presidencia del Eurogrupo con la candidatura del conservador Luis de Guindos quien, pese a contar con el apoyo de Alemania, perdió frente al socialdemócrata neerlandés Jeroen Dijsselbloem.


La única mujer actualmente con silla en este club de ministros sucedería además en la presidencia permanente instaurada en 2005 a Centeno (2018-2020), Dijsselbloem (2013-2018) y al democristiano luxemburgués Jean-Claude Juncker (2005-2013).


Eurodiputados de los partidos de oposición en España, el PP (derecha) y Ciudadanos (liberal) expresaron su apoyo a la ministra española, ya que, para Esteban González Pons (PP), es la "mejor garantía" para que España "siga las directrices moderadas de la UE".


"Sus conocimientos sobre el presupuesto de la UE serán muy útiles para los acuerdos que tendrá que lograr el Eurogrupo este año", apuntó el eurodiputado liberal Luis Garicano, reclamando que bajo su presidencia esta institución se vuelva "más democrática".


Lejos del examen de los programas de rescate durante la crisis de la deuda del pasado decenio, el principal reto de la zona euro es salir de la recesión prevista en 2020 que, según el Fondo Monetario Internacional, podría alcanzar el 10,2% del PIB.

Además, el próximo presidente del Eurogrupo tendrá sobre la mesa asuntos como completar la Unión Bancaria o el presupuesto de la zona euro, en punto muerto por la irrupción de la pandemia.