Escucha esta nota aquí


Francia acelera su vuelta a la normalidad, o a esa nueva normalidad que impone la presencia, aún activa, del coronavirus en buena parte del territorio galo y Europa. Pese a ello, el Gobierno considera que “los indicadores” de la epidemia “siguen bien orientados” y que el país puede dar nuevos pasos en la desescalada. 

Así, desde el lunes 22 de junio se procede a la reapertura de cines, casinos y salas de juego, además de los centros de vacaciones. En julio reabrirán los estadios, pero las discotecas seguirán cerradas todo el verano.

Ha sido una muy buena noticia para el sector cultural , uno de los más golpeados por la crisis. La autorización para funcionar se emite luego de 14 semanas de cierre. 

Así lo detalló el jueves el primer ministro francés, Édouard Philippe, en un discurso en el que anunció la fase dos del desconfinamiento en su país. Los profesionales del sector saben que deberán ponerse a tono con las estrictas consignas sanitarias: distanciamiento físico, desinfección de los locales y puesta a disposición de gel desinfectante, entre otros.