Escucha esta nota aquí

En 2014, un grupo de chefs y gastrónomos propuso que el silpancho sea declarado el plato bandera de la cocina boliviana, no solo porque es delicioso, sino porque se consume en todas las regiones del país y representa muy bien a la variada gastronomía de Bolivia. Aunque no recibió oficialmente aquella denominación, este plato ha seguido conquistando los paladares de nacionales y extranjeros.

Es originario de Cochabamba y adoptado en todos los departamentos de Bolivia. En muchos lugares se les ha dado un toque regional, como en Santa Cruz, donde ya se lo acompaña con yuca o plátano frito. Como sea sigue siendo muy sabroso.

Daniel Arandia, especialista en comidas típicas bolivianas enseña a preparar un rico silpancho.

Ingredientes

* Medio kilo de carne de res

* 4 huevos

* media cebolla

* tres tomates medianos

* 1 taza de arroz

* 4 papas medianas

* 3 pimentones verdes medianos

* 2 cucharillas de perejil

* harina de pan molido

* 2 ajos molidos

* Aceite

* Sal y pimienta al gusto

Preparación

Cortar la carne en filetes bien delgados, condimentar con sal, pimienta e impregnar con el ajo y el perejil finamente picado. Sobre una tabla, esparcir la harina de pan, sobre la que se coloca la carne para golpearla bastante por ambos lados, hasta que se consiga un apanado consistente.

En una sartén, freir la carne, pedazo por pedazo, con aceite, porque son piezas grandes. Luego colocar en una fuente aparte hasta que el resto de la comida esté lista.

En una olla aparte preparar el arroz blanco, solo con sal, un poco de cebolla y ajo. Cocer y dorar las papas. Luego picar bien pequeño el tomate, la cebolla y el pimentón y preparar una ensalada. Quienes gustan del picante pueden añadir ají o locoto.

Una vez que esté todo preparado se coloca en un plato una porción de arroz. Encima va la carne ocupando casi todo el espacio, a un lado la ensalada y las papas. Una vez listo se fríe uno o dos huevos por plato y se los coloca sobre la carne.

El silpacho está listo. Se come caliente. En el oriente boliviano se le ha agregado yuca y plátano frito y ello depende del gusto. Lo que es cierto es que se trata de un plato muy rico.