Escucha esta nota aquí

Líderes políticos cruceños multiplican sus críticas al trabajo del Tribunal Supremo Electoral (TSE). El expresidente del Comité pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, cuestionó que el ente dirigido por Salvador Romero no solamente permitirá que el MAS participe en las elecciones generales, sino que le dará dinero para su campaña.

De hecho, el MAS  se llevará más del 60 por ciento del presupuesto. “¡Ya el TSE superó todo! ¡En lugar de quitarle las siglas al MAS por fraude, decidió darle plata para que haga campaña! Señor Romero, el país le va a cobrar por su irresponsable actuar hacia la democracia boliviana y los derechos ciudadanos”, escribió Marinkovic en su cuenta de Twitter.

En la misma línea, el candidato a la presidencia por Creemos, Luis Fernando Camacho, publicó en su cuenta de Twitter que en marzo pidió al TSE que se destine el presupuesto designado a la campaña de Creemos a la lucha contra el coronavirus. “Si no hay plata para salvar a los que están sufriendo por Covid-19, llevar comida a los barrios y salvar a las empresas, tampoco tiene que haber plata para política y spots”, escribió.

Sobre la realización de las elecciones el 6 de septiembre, que se consolidó con una ley que fue promulgada a regañadientes por la presidenta Jeanine Áñez, el candidato Camacho mantuvo un radical rechazo. De hecho, una elección en plena pandemia que ha afectado con mayor dureza a regiones como Santa Cruz y Beni, aumentará el índice de ausentismo en esas regiones. Lo que podría beneficiar al MAS y a Carlos Mesa, que -según las encuestas- tienen menos apoyo en esos departamentos.

En las últimas horas, se conoció que el TSE no cambió a las personas que llevaron adelante las elecciones en Argentina. Al respecto, Camacho opinó que “es una barbaridad que no les importe el fraude, que se hayan olvidado de la lucha en las que algunos ofrendaron sus vidas por la causa democrática. "Por más increíble y absurdo que parezca, queda claro que eran muchos a los que les gustaba convivir con Evo Morales”, fustigó.

Otro de los temas que critican desde el oriente, es que la actual distribución de las circunscripciones beneficia al MAS. La exvocal del TSE, Dunia Sandóval propuso a la gestión de Salvador Romero, ante la falta de tiempo, que restituya la distribución previa a la que se concretó en 2014. La respuesta del presidente del TSE fue que no es posible hacerlo.