Escucha esta nota aquí

La llegada del coronavirus al país fue un aprendizaje para todos. Los pacientes que en principio de la pandemia eran rechazados, ahora son los más solicitados para que donen el plasma hiperinmune que sirve para el tratamiento de los enfermos. 

Por las redes sociales circulan mensajes con fotografías de pacientes que necesitan con urgencia un tratamiento con el plasma de una persona recuperada del Covid-19.

El 10 de marzo cuando se confirmó el primer caso en Santa Cruz, no solo movilizó a las autoridades sanitarias, sino que también alarmó a la población y al personal de salud que se enfrentaban a este virus que hasta ese momento estaba acabando con la vida de miles de personas en todo el mundo.

La paciente cero, una mujer del municipio de San Carlos que llegó contagiada de Italia, vivió en carne propia el rechazo. Peregrinó en busca de espacio en un hospital para iniciar el tratamiento para combatir el virus.

En el hospital San Juan de Dios, donde hoy se han habilitado espacios para los pacientes Covid-19, hubo protesta para impedir su ingreso. Recorrió en total siete centros de salud donde sintió el rechazo.

“En ningún momento he estado mal, como han dicho algunos. No he tenido mayores síntomas. Si hubiese sabido que estaba contagiada (con el Covid-19), no habría venido a Bolivia. La verdad, esta ha sido una situación muy difícil tanto para mí como para mi familia”, dijo la mujer cuando todavía se encontraba en etapa de recuperación en la capital cruceña. 

La mujer, de 65 años, fue dada de alta médica después de 54 días de hospitalización. A su salida, el ambiente era otro. El 5 de mayo, cuando se reencontró con sus seres queridos,  la población compartió esa alegría y al menos medio centenar de personas, entre autoridades locales y vecinos curiosos, recibieron a la comitiva que trasladó a la mujer hasta Buen Retiro, localidad ubicada a 120 km al norte de la capital cruceña.

“Me dije que tenía que ser fuerte y que caminaba de la mano de Dios”, expresó. Además, reveló que al inicio de todo tuvo miedo porque hubo gente que la trató muy mal. “Yo perdono a esas personas, no odio ni tengo rabia con nadie”, aseguró cuando llegó a su hogar.

Inundan las redes

“Tu plasma puede salvar vidas”, “se necesita con urgencia plasma hiperinmune”, “solicitamos donadores de plasma”, son algunos de los mensajes que circulan diariamente por las redes sociales. Ahora los mensajes están acompañados del nombre completo y la fotografía de la persona afectada por el coronavirus y que necesita el tan preciado elemento.

Los mensajes ahora dicen: “Por favor, a los bendecidos que vencieron el Covid-19 donen el plasma. Es mi primo, él lo necesita, por favor”, dice uno de los cientos de mensajes que se transmiten en cadena por WhatsApp.

Los mensajes también manifiestan que los costos de las pruebas requeridas serán cubiertos por familiares del paciente que lo necesita, incluso hay anuncios que señalan que se reconocerá al donante.

Hay quienes están desesperados y ofrecen directamente alguna gratificación económica.

El rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), Saúl Rosas, planteó el ingreso directo a las personas que donen plasma, es decir que no necesitarán rendir la Prueba de Suficiencia Académica (PSA) para obtener un cupo en la casa superior de estudios.

Otros ofrecen transportes gratuitos para trasladar a los donantes, con el fin de que salven vidas.

La Gobernación de Santa Cruz implementó este miércoles un nuevo procedimiento para facilitar la donación de plasma

“Una prueba rápida te da presencia de inmunoglobulina IGM, nosotros buscamos la segunda (IGG), que es la que te dice que ya tienes anticuerpos presentes en una concentración relativamente adecuada, porque enfermaste días atrás de Covid-19, por lo tanto, las personas que tengan sus resultados de laboratorio deben presentarlos en el Banco de Sangre para que les autoricen acceder al PCR y sigan con otros procedimientos para donar plasma”, explicó Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud.