Escucha esta nota aquí

Nuevas revelaciones sobre el caso de la compra con supuesto sobreprecio de 170 respiradores españoles. El Gobierno y la Policía manifestaron esta noche que la ex ministra de Salud, Gabriela Montaño, mantuvo tres contactos por la red social Telegram (similar a Whatsapp pero con mayor seguridad) el 17, 18 de mayo, con el ex director jurídico del Ministerio, Fernando Valenzuela. Luego, este fue detenido el 19 de mayo a las 16.00 y horas antes, a las 13:16 del mismo día, hablaron durante 16 minutos.

En vez de un caso de corrupción, para mí es un caso de conspiración contra la presidenta Jeanine Áñez”, dijo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, antes de dar la palabra al director nacional de la FELCC, Iván Rojas. Valenzuela entregó su celular Samsung Note 10 y los peritos recuperaron los mensajes que en algunos casos fueron borrados. La conferencia de prensa se registró luego de que se levantó la reserva impuesta por la Fiscalía, que en la ley boliviana se aplica solamente cuando hay menores implicados, para preservar su seguridad.

El jefe de la FELCC relató que el 3 de marzo, poco más de dos meses antes del escándalo, hubo una conversación entre Valenzuela y Carlos Rodrigo Montaño Viaña, hermano de la exministra, quien ahora reside en Buenos Aires. 

Carlos Montaño le dice: “tenemos un huevo de cosas que hablar, pero esencialmente hablemos por  lo menos de dos, ¿a qué hora puedes?”, más tarde insiste y le precisa que uno de los temas "es personal, así que cuando puedas, envía un mensajito...". 

Valenzuela le responde: “Hermano, estoy jodido, han intervenido mis teléfonos, y tienen sospechas jodidas que sigo ayudando y en contacto con ustedes”. Luego complementó que "el otro día "tuve una reunión con Murillo que me amenazó con cárcel". El hermano de Montaño le replicó "Y... Sabíamos que podía pasar. No sé cómo es tu situación, pero creo que hay que organizar las alternativas de salida".

En el caso de la ex ministra Gabriela Montaño y Valenzuela, ambos sólo conversaron efectivamente una vez el 19 de mayo. El director policial aseguró que los dos días anteriores se hallaron solamente registros de "llamada perdida de ida y vuelta. "Presumimos que era un código, hacían timbrar el celular del otro, para luego contactarse por algún otro programa que no permite ser rastreado y conversar de forma “más segura”. Pero, el día de la detención, presuntamente ya no había tiempo, así que conversaron en Telegram. El registro, a las 13:16 del 19 de mayo, revela que la llamada duró 16 minutos.

Reveló también otra conversación entre Valenzuela, y Luis Fernando Vía. Se trata de otra persona que trabajó con Montaño, tanto en Diputados, como oficial mayor, y luego en el ministerio de Salud, como ex jefe de Planificación en el ministerio de Salud.

Vía preguntó en esa charla: ¿Qué están haciendo con el coronavirus?, ¿algún datito que me sirva?, ¿algún error en lo que están haciendo?, ¿pusieron el call center?". Valenzuela respondió que Entel proporcionaba el mismo en forma gratuita. Y al referirse al "error" consultado, comentó: "Está todo desordenado". 

Por la red social Whatsapp, Valenzuela habló con una funcionaria del Ministerio de Salud (no reveló su identidad), con el cónsul de Bolivia en Barcelona, David Alberto Parejas; con el entonces director de la Aisem, Geovani Pacheco; Roberto Velasco, responsable de especificaciones técnicas de la Aisem, el ex ministro de Salud Marcelo Navajas; y Luis Fernando Humérez, conocido como el 'testigo clave'.

El 17 de mayo, a las 08:16, dos días antes de la detención, Humérez pregunta a Valenzuela: “Papito, buen día, por favor, dime algo para dormir un poco, para buscar asilo político, por fa". Valenzuela le responde: “Tranquilo, todo está  yendo bien, sólo que no puedo hablar”. Posteriormente, en otro momento, el ‘testigo clave’ insiste con dos mensajes: “Me avisas a qué hora te puedo hablar por fa”, luego, "Hermano puedo llamarte" y Valenzuela responde “no hermanito”. El jefe policial recordó que fue un trabajo técnico-pericial el que permitió reconstruir esta conversación.

'Testigo clave'

La Policía ha detectado 5.800 llamadas realizadas por Luis Fernando Humérez a distintas personalidades, del 1 de enero al 29 de mayo.

De hecho, desde su Iphone entregado a las autoridades de forma voluntaria cuando declaró en la Fiscalía, la Policía constató que 'el testigo clave' llamó 19 veces a Valenzuela, mientras que éste lo hizo en 10 oportunidades. 

Valenzuela fue identificado por Humérez ('testigo clave'), en su declaración informativa ante la justicia, como la persona que vinculó al Ministerio de Salud con él y otros dos intermediarios.

Esos intermediarios, según su versión, fueron el abogado Wálter Zuleta (que fue defensor de Gabriela Zapata), quien a su vez se vinculó con Iñaqui García, representante de la empresa GPA Innova, que terminó vendiendo los respiradores al Ministerio de Salud.

Humérez relató que García le planteó que el precio propuesto en Bolivia es de $us 20.000 y que le propusieron poner un precio final de los respiradores de $us 26.000, "de los cuales nuestros honorarios como gestores iban a ser de $us 2.000 por respirador y para cada persona (Según la declaración para Valenzuela, Zuleta y Humérez), lo que vendría restando al precio final por respirador de $us 6.000".

El exdirigente deportivo, Luis Fernando Humérez llamó en 19 ocasiones al expresidente Evo Morales hasta Argentina, mientras que el exmandatario lo llamó a Humérez en 10 oportunidades.  Las comunicaciones de ida y vuelta, se realizaron del 1 de enero hasta hasta el 4 de mayo. 

En 14 oportunidades, Humérez llamó al exministro Carlos Romero y él le respondió seis veces. La Policía informó que todas fueron antes de que Romero sea detenido y encarcelado.

Humérez llamó en 76 oportunidades al exministro de Salud, Aníbal Cruz, y la exautoridad lo llamó en ocho oportunidades. Realizó 50 llamadas al vicepresidente de las seis federaciones del Trópico de Cochabamba, Andrónico Rodríguez y el dirigente hizo tres.

En el informe se detallaron también intercambio de llamadas con Orlando Zurita Rojas, vicepresidente del MAS en Cochabamba; Esther Soria, Gobernadora de ese departamento; Mario Severich, Alcalde de Colcaprirhua; Saúl Lara, exministro en la gestión de Carlos Mesa; Wálter Illanes, alcalde de Cliza; Rímer Ágreda, expresidente del MAS en Cochabamba. 

Humérez también se contactó, a través de Whastsapp, con Iñaqui García, como con Wálter Zuleta.