Escucha esta nota aquí

Nueva normalidad, nuevas costumbres y otras formas de encarar la realidad. Sí, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que se mantengan aún las normas de bioseguridad, como usar barbijo en la calle, respetar el distanciamiento social, y lavarse las manos con agua y jabón al llegar a la casa. A ello se puede agregar quitarse los zapatos cuando se llega de afuera, desinfectarlos y dejarlos aislados cerca de la puerta.

¿Por qué?

Las suelas de los calzados pueden albergar bacterias y virus, pero eso no significa que sean una fuente común de infecciones. Al caminar por la calle, donde hay mucha suciedad en el piso, es necesario eliminar la posibilidad de que esos microorganismos ingresen en la casa.



La OMS solo recomienda que al retornar al hogar se desinfecten los zapatos y se los deje en la zona de la puerta de la calle. Es improbable que en las suelas se lleve el coronavirus, pero por precaución, para no correr riesgo, es mejor hacer aquello todos los días.

Si una persona estuvo en un hospital o en una zona donde hay infectados con Covid-19, sí es necesaria la desinfección total del calzado y su aislamiento fuera del hogar.

El coronavirus no vuela ni camina. Pero permanece horas y hasta días en superficies, como madera, metales, vidrios, cartón y plástico. También puede estar en el piso si alguien contagiado estornudó, habló, bostezó o tosió y las gotículas con el virus caen, y si en corto tiempo alguien las pisa, las puede transportar en la suela de sus calzados. Por ello es mejor desinfectar los zapatos al llegar a la casa, explica el médico infectólogo boliviano Luis Ramiro Justiniano.

El portal mexicano Escaparate cuenta que se hizo un estudio en un hospital chino donde había infectados de Covid-19. Se descubrió  que la mitad del personal médico tenía coronavirus en las suelas de sus zapatos. Ellos, al salir a la calle e ir a sus casas, pueden dejar el virus en el piso, por lo que se le exigió que antes de salir desinfecten sus calzados y mejor si se ponían otros limpios para no transportar gérmenes.

¿Cómo limpiar los zapatos?

Es sencillo. Luego de quitarse los zapatos se lo rocía con desinfectante aerosol, sobre todo en la parte de la suela, cuidando de que no quede ni una sola parte sin limpiar. También se puede utilizar alcohol líquido, al menos del 70% de pureza, en un una botella con rociador.



Este sistema es preferible a usar toallitas desinfectantes o paños húmedos con alcohol, pues se evita el contacto de la mano con la suela del zapato.

Una vez realizada la desinfección de los calzados, estos deben ser colocados en una zona aislada, para que nadie los toque, mejor si es en la zona de la puerta de la casa, para que se ventilen los zapatos.

Después, la persona que desinfectó sus zapatos se debe lavar las manos con abundante agua y jabón, refregárselas por lo menos durante 20 segundos, para eliminar cualquier posibilidad de presencia de virus.

Los zapatos pueden no transportar los virus, pero no se puede arriesgar a no desinfectarlos, en caso de que sí algunos gérmenes se hayan quedado pegados en la suela. En casos de salud mejor es prevenir.