Escucha esta nota aquí

La petroquímica en el Chaco tarijeño fue diseñado sin perspectiva y la reasignación del dinero presupuestado de Bs 13.880 millones hacia otros proyectos es un acierto del Gobierno transitorio, coincidieron dos expertos en hidrocarburos.

El analista y exvicepresidente de YPFB, Hugo del Granado, dijo que el proyecto de la planta de propileno y polipropileno estaba destinado al fracaso y su construcción hubiera sido un derroche de recursos económicos por parte del Estado.

Era un proyecto sin perspectiva, nació muerto porque no tiene materia prima ni mercados, no tiene vías de evacuación ni socios, obedecía solo a la consigna de memoria del Gobierno anterior de producir plásticos”, afirmó Del Granado.

Para el docente y experto Francesco Zaratti, la prioridad actual es apoyar la maltrecha economía de Bolivia porque el proyecto de la petroquímica existía solo en el papel y el dinero en el presupuesto.

Agregó que en este caso la reasignación de recursos económicos es “un juego de contabilidad”.

El Ministerio de Economía decidió direccionar Bs 13.880 millones del presupuesto para la instalación de la planta de propileno y polipropileno en el Chaco tarijeño hacia programas y proyectos de incentivo a la producción en la lucha contra el coronavirus.

Sin embargo, las autoridades chaqueñas asumirán una posición al respecto en una reunión de emergencia convocada después del encapsulamiento iniciado este jueves hasta el lunes para frenar la curva ascendente de contagios por Covid-19. El exasambleísta de Yacuiba, Willman Cardozo, afirmó que el dinero presupuestado para este proyecto no se moverá como lo garantizó el ministro de Hidrocarburos, Víctor Zamora, después de que tuvo una conversación con él.

No obstante, el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez está decidido a través de una ley a reconducir los fondos otorgados por el Banco Central de Bolivia (BCB) proveniente de las Reservas Internacionales Netas (RIN).

El ministro de Economía, José Luis Parada, admitió que la normativa se enviará a la Asamblea Legislativa Plurinacional, donde el MAS sigue teniendo mayoría, para concretar la reasignación del dinero.